Áñez enfrenta 7 procesos y su abogado dice que vive un calvario con una sentencia anticipada

Una nueva audiencia sobre cesación de detención preventiva de Jeanine Añez fue suspendida por falta de quórum.

image_2021-12-16_114117

Fuente: ANF



La expresidenta Jeanine Añez enfrenta actualmente siete procesos en su contra. Según su abogado, Luis Guillen, su defendida vive un calvario con una sentencia anticipada porque se le niega, bajo argumentos que no corresponden a la jurisprudencia, todas las posibilidades de defenderse en libertad.

“Al día de hoy, las medidas cautelares son de aplicación respectiva conforme lo establece nuestra norma; en este caso, todo sucede al revés, parece ser que se estuviera dando una sentencia anticipada, una sentencia de hacer vivir a una persona un calvario anticipado a raíz de los procesos en los que se instala”, manifestó Guillen a la ANF.

Argumentó que existe un franco irrespeto al debido proceso y a la norma, debido a que la detención preventiva se convirtió en el caso de su defendida en una regla dentro de los procesos que se le siguen a la presidenta Añez, lo cual no debería ser así considerando que se trata de la segunda expresidenta mujer que ha tenido este país.

Precisó que el Estado cuenta con mecanismos para garantizar que un procesado no huya del país y no obstaculice en el proceso de investigación, lo cual no necesariamente es la detención preventiva.

“Evidentemente cuando se le niega todas estas posibilidades, bajo argumentos soeces, bajo argumentos que no corresponden con la jurisprudencia, bajo argumentos que no corresponden con esta normativa ni con el respeto de los derechos humanos, efectivamente se hace vivir a una persona una sentencia anticipada, un calvario”, argumentó Guillen.

Para este jueves estaba previsto una nueva audiencia de consideración de cesación a la detención preventiva de la expresidenta Añez, pero fue suspendida para el lunes 20 de diciembre por falta de quórum.

A lo largo de este año se presentó varias peticiones de cesación a la detención preventiva, pero todas fueron rechazadas. Asimismo, contra la exmandataria pesan siete procesos, tres en la justicia ordinaria y cuatro juicios de responsabilidades que deben ser viabilizados en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

En el caso de la justicia ordinaria, Guillen explicó que el primer proceso tiene que ver con el caso «golpe» por los presuntos delitos de terrorismo, sedición y conspiración. El segundo, que emergió del primero, es por el supuesto delito de resoluciones contrarias a la Constitución Política del Estado.

“(Esta segunda acusación) curiosamente observa lo mismo, en este caso lo que es la sucesión constitucional, vulnerando de esta forma lo establecido en nuestra Constitución Política del Estado que dice que ninguna persona puede ser sometida a un proceso dos veces por un presunto mismo hecho”, observó.

El tercer proceso tiene que ver con la Empresa Boliviana de Alimentos (EBA), por dictar un decreto supremo cuyo contenido presuntamente incurre en un delito de resoluciones contrarias a la Constitución.

Guillen indicó que en este caso se la estaría juzgando en un proceso ordinario por dictar esa norma, pero lo hizo cuando era presidenta del Estado; es decir, el caso debería ser llevado a un juicio de responsabilidades.

“El caso se encuentra en el Tribunal Constitucional Plurinacional de Sucre a efectos de revisar la competencia de este proceso porque a todas luces, conforme estable la norma, debería ser juzgada en un juicio de responsabilidad”, insistió.

A la vez, Añez tiene en su contra cuatro procesos por juicio de responsabilidades que están a la espera en la ALP, proposiciones acusatorias que fueron remitidas por el Ministerio Público.

Por último, para Guillen está claro que los procesos actuales contra la exmandataria Añez tienen tintes políticos y a la vez se hace uso del aparato estatal para esa finalidad. “Los bolivianos no pagamos impuestos ni aportamos al Estado a efectos de que se sustente en juicios contra una determinada persona”, expresó.