Bolivia: La región de Santa Cruz soporta la «peor tormenta» de contagios de toda la pandemia

 

En los últimos días la población realiza largas filas por una prueba de antígeno nasal

En Santa Cruz, los últimos días la población realiza largas filas por una prueba de antígeno nasal. Foto El Deber



 

El martes Bolivia registró casi 5 mil casos positivos de covid 19, la mitad fueron en Santa Cruz, el departamento que más contagios y fallecidos ha acumulado desde el inicio de la pandemia.

La región de Santa Cruz, la más poblada de Bolivia y fronteriza con el Brasil, soporta la «peor tormenta» de contagios de covid-19, desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, al registrar este martes  el mayor número de infecciones.

Santa Cruz es el departamento que más contagios y fallecidos ha acumulado desde el año pasado, de los nueve departamentos de Bolivia: 37,63% de 585.624 infectados y el 39,74% de 19.622 muertos.

“Nuestra prueba epidemiológica ha tenido un aumento tan tremendo que es alarmante y preocupante para nuestro sector, ya que ahora son alrededor de 280 médicos que están con baja médica por covid-19”, dice a RFI el doctor Wilfredo Anzoátegui presidente del Colegio de Médicos de Santa Cruz, Bolivia. “El número de recursos humanos ha disminuido para poder dar atención. A raíz de ello, se han encerrado algunos centros hospitalarios ya del primer nivel. Nosotros tenemos alrededor de 142 camas de unidades de terapia intensiva para utilizar para pacientes covid-19, de las cuales 138 ya están utilizadas, es decir, alrededor del 97% y 98%, tanto en el sector público como sector privado. Si continúa esa tasa de contagio que tenemos, va a llegar un momento en que nuestra capacidad instalada va a ser sobrepasada”.

El número de fallecidos de la fecha fueron 20, aunque aún por debajo de otras fechas. Trece de ellos no tenían una vacuna o sólo una dosis.

“Todavía nosotros no lo tenemos identificado [a la variante ómicron] en Santa Cruz o en Bolivia”, dice Anzoátegui. “Sí sabemos que tenemos la variante Delta. Las autoridades nacionales no han podido identificar todavía el ómicron, pero creemos que con todo ese índice de esa tasa de contagio que estamos teniendo, ha sido lo suficiente para poder pensar que si ya está entre nosotros por la cantidad de pacientes contagiados”.

Bolivia, de 11,5 millones de habitantes, registró en la fecha un total de 4.934 contagiados, según datos corregidos por el gobierno, y 46 muertos, en el pico de una cuarta ola que se prolongará hasta mediados de enero, según estimaciones oficiales.

“En las dos semanas antes a la Navidad, la población salía a los centros de abastecimiento como si no pasara absolutamente nada y no guardaba ningún tipo de cuidado necesario de bioseguridad”, dice Anzoátegui. “Eso es lo que nos preocupa. Por esa razón es que se han tomado determinaciones juntamente con el municipio para no autorizar la fiesta de fin de año y Ley Seca desde el 30 hasta el 10 de enero”.

El gobierno del presidente Luis Arce, a fin de apaciguar el aumento de casos, decretó la semana pasada que desde el 1 de enero de 2022 se exigirá a todas las personas que acudan a lugares públicos la portación de su certificado de vacuna.

Se aceptarán los documentos de las personas que hayan cumplido «un esquema completo» de vacuna: Al menos dos dosis de alguna de las marcas Sinopharm, AstraZeneca, Pfizer, Sputnik V o una única de Johnson & Johnson

El documento también será requerido para los viajes terrestres y aéreos locales.

Las personas que por diferentes motivos se nieguen a recibir algún inmunizante deberán portar una prueba PCR o antigénica, 48 horas antes de acudir a un lugar público.

Con AFP

Radio Francia Internacional