Demanda de pasaportes subió en 250%, así explican la falta de cupos

De las 11 oficinas habilitadas en todo el país para la emisión de los pasaportes, solo cuatro tienen espacio vía plataforma digital. Hay denuncias de venta de cupos de parte de funcionarios

Foto: Jorge Ibáñez
Foto: Jorge Ibáñez

En el último tiempo se ha dificultado un trámite que hasta hace tres meses era simple gracias al uso de las plataformas digitales: la reserva de cupos para tramitar el pasaporte.

De acuerdo a los reclamos en redes sociales y enviados directamente a EL DEBER, algunas personas han tardado incluso un par de meses para encontrar un espacio, y otras se fueron hasta las oficinas, a pesar de que la señalética de cada lugar aclara que las gestiones solo se inician vía web.

Al comienzo, la falta de cupos se evidenciaba solo en las ciudades del eje troncal, pero hasta ayer, de las 11 oficinas habilitadas para emitir pasaportes, solo cuatro tenían espacios disponibles: Pando, Potosí, Tarija y Chuquisaca. Santa Cruz casi nunca tiene cupos disponibles.



Según el director de Migración Santa Cruz, Jorge Daga, por lo menos en el caso del departamento cruceño, las estadísticas tienen mucho que ver. Informó que en temporadas normales se emiten a diario entre 80 y 100 pasaportes, mientras que en esta época de fin de año ya se alcanzaron los 250 pasaportes por día, que equivalen a 300% más.

“Este último mes hemos visto con beneplácito una alta demanda, imagino que la reactivación económica está dando resultados porque familias completas acceden a paquetes turísticos y también hay microempresarios que aprovechan la apertura de las fronteras”, dijo Daga.

Sin embargo, aseguró que esta alta demanda choca con la idiosincrasia de la gente, y que la mayor preocupación tiene que ver con los tramitadores, que pueden colapsar los espacios mínimos que se dispusieron en la plataforma digital y que además hay personas que no entienden que la reserva debe ser sobre todo por la web, y que igual aparecen en las oficinas para hacer filas.

Asimismo, Daga explicó que esta temporada alta de emisión de pasaportes coincidió con el proceso de regularización migratoria para los extranjeros, lo que aumenta la intensidad del trabajo.

Según el funcionario, como respuesta a las necesidades, Migración amplió sus horarios de atención en la oficina central, incluso les ha tocado trabajar sábado, a fin de descongestionar un poco la alta demanda de solicitudes, e informó que esta modificación de horarios será evaluada de forma permanente mientras dure la alta demanda.

Denuncias

Ante el reclamo de algunas personas, como I.V.D, que tuvo que acudir a una agencia de viajes para conseguir cupo para el pasaje de un familiar, Daga respondió que existen algunas excepciones para adultos mayores, embarazadas, madres con menores, discapacitados o personas que viajan por motivos de salud.

“Hecha la ley, hecha la trampa. Cuando una persona que quiere evadir los conductos generales para acceder a los pasaportes, se da formas de falsificar hasta certificados médicos, tomografías y hasta pasajes”, indicó.

K.S. aseguró que usó sus influencias para obtener un pasaporte y que pagó por eso. Ante esa experiencia, Daga aseguró que es muy difícil hacer eso por los controles implementados.

“Cuando se reserva por web se da un ticket y se llama por la pantalla, y a los que inician el trámite haciendo fila en la oficina también se la controla”, dijo.

El director departamental de Migración explicó que, por el cruce de información, es muy difícil que se den esos casos y que los controles llegan a tal punto que, si alguien reserva y no aparece, cuando vuelva a intentarlo debe explicar por qué no se presentó en oficina el día indicado. “Hacemos eso porque puede tratarse de algún tramitador”, aseveró.

Daga dijo que es responsabilidad de la agencia de viajes y de la aerolínea, cuando una persona compra un pasaje, revisar que cuente con todos los requisitos, entre ellos el pasaporte y la prueba covid-19, para ahorrarse contratiempos, sobre todo en temporadas de alta demanda de pasaportes y pasajes.

Tramitadores

Dentro de las denuncias también se mencionó la participación de los tramitadores, que tienen el poder de abrir cupos en la plataforma digital de Migración.

EL DEBER verificó en la oficina central de la calle Sucre que se gestionan accesos a través de personas externas a la institución.

“¿Cómo sabemos que el pasaporte que entrega no es falso?”, se preguntó al tramitador. “Tengo influencias, gente adentro”, respondió, mostrando en su celular un montón de correos electrónicos de otro correo institucional, reservas web. “Yo mando el nombre de mi cliente y entonces le habilitan el cupo”, se jactó.

El cobro, solo por abrir el cupo, está por los Bs 50, mientras que el trámite completo alcanza los Bs 200, aparte del precio del pasaporte, que supera los Bs 560.

Según el tramitador, una vez hecho el trámite, se entrega el pasaporte cuatro días después. “Antes de eso no es posible”, aseguró.

A.L.V. llegó de España y trató de sacar pasaporte a su hijo. Fue a las oficinas en el Ventura y le dijeron que debía reservar cita, pero que no había, y que sin embargo podía ir a la central y buscar a una señora. “Ahí el Policía me dio el nombre, me dijo que ella me resolvería el pasaporte ese mismo día”, contó.

Según Daga, el tema de Migración, en todas sus áreas, es muy sensible, y que siempre hay riesgo de corrupción dentro de la entidad. “Los sistemas de control posiblemente son los candados que deberían evitar contravenciones. Quizás en ese mismo momento de vulneración de los controles no notamos, pero sí en la consecuencia, podemos verificar de forma retroactiva todo, dónde se dio la contravención, y eso está sujeto a sanciones, y ya hay varios casos de gente nuestra que está en Palmasola, y a otros se les han iniciado procesos”, aseguró.

El director aseguró que, de forma continua, se evalúan y refuerzan los controles a los procedimientos, pero cuestionó que la ciudadanía no ayude a la transparencia, ya que en su búsqueda de comodidad busca evadir los pasos y requisitos necesarios.

También recalcó que los delitos son personales, y que un serio problema es que no se tipifican estas contravenciones de los tramitadores, que al ser descubiertos solo son arrestados ocho horas.

Fuente: El Deber