Después de cinco días reabren El Trompillo, pero sin operaciones aéreas

La terminal aeroportuaria estuvo cerrada desde el 1 de diciembre por el paro indefinido de los trabajadores de Aasana. Pilotos consultados indicaron que los vuelos se reanudarán hasta el miércoles
Ernesto Estremadoiro Flores

Después de cinco días, el aeropuerto El Trompillo reabrió sus puertas al público. La terminal aérea se mantuvo cerrada por el paro indefinido que cumplen los trabajadores de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), que recientemente fue disuelta por el Gobierno por tener millonarias deudas y en su lugar creó Naabol.

El segundo aeropuerto de mayor importancia de Santa Cruz cerró sus instalaciones el 1 de diciembre dando cumplimiento al paro convocado por el Sindicato de Trabajadores de Aasana, que exige el pago de horas extras por un valor de 9,5 millones de bolivianos;  además, de la destitución de la directora de la ahora ex-Administradora y la suspensión de un plan de reestructuración que implicaba el despido y reducción de sueldo del personal.   

Pero al no encontrar un punto de equilibrio en las negociaciones, el Gobierno decidió disolver la entidad estatal y crear una nueva, denominada Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol). El Gobierno tomó este giro en respuesta al paro indefinido convocado por el sindicato de Aasana.

En este contexto, todas las operaciones aéreas realizadas en 42 aeropuertos del país se suspendieron. Esto incluyó los vuelos desde y hacia El Trompillo.

Hoy volvimos a trabajar en el aeropuerto, por cinco días estuvimos vendiendo pasajes fuera de las oficinas”, señaló una funcionaria de la aerolínea Boliviana de Aviación (BoA).

Si bien las puertas de la terminal aérea fueron abiertas no existe programado ningún tipo de vuelo por falta de operadores, aseguraron pilotos y funcionarios que pidieron no ser citados.

No hay vuelos, esto es un perjuicio. Hace una semana que no podemos trabajar porque no hay controladores”, dijo un piloto que pidió no ser citado.

En el aeropuerto El Trompillo se realizan vuelos que cubren rutas secundarias del país, en especial hacia el interior del país y otras regiones del oriente boliviano, como Beni. En el lugar funcionan oficinas de varias empresas que prestan el servicio de taxi aéreo.

Durante los días que la terminal se mantuvo cerrada también se paralizaron las operaciones de las diferentes escuelas de pilotos y los talleres especializados en la reparación de aeronaves.

No hay controladores

Einar Roca, secretario ejecutivo del Sindicato de Aasana, informó que el paro convocado por el sector se acata con fuerza pese a que el Gobierno anunció la contratación de 318 funcionarios de la exAasana y que pasaron a Naabol.

Roca aseguró que reforzarán los piquetes de huelga de hambre y acusó a la administración estatal de cometer una ilegalidad al disolver Aasana mediante un Decreto Supremo. Con relación a la situación de Santa Cruz, dijo que ningún trabajador se incorporó a Naabol y que los controladores que trabajan en los diferentes aeropuertos de las provincias cruceñas se replegaron.

Contratación

Mientras tanto, desde el Ministerio de Obras Públicas se informó que el domingo un total de 318 trabajadores de la ex Aasana pasaron a Naabol.

El día de hoy estamos entregando sus contratos a los extrabajadores de Aasana, todos ellos son del plantel operativo y técnico que le van a dar vida a  Naabol”, afirmó Edgar Montaño, responsable de esa cartera de Estado.

Según Montaño, se extendieron contratos a las regionales de La Paz y Cochabamba que «están en representación de los hermanos de Tarija, Sucre, Potosí, Oruro y Pando».

 

Fuente: eldeber.com.bo