Francia anuncia nuevas medidas para luchar contra Ómicron


Este lunes, el primer ministro Jean Castex anunció nuevas medidas para luchar contra la propagación de la variante Ómicron en el país galo. La estrategia del gobierno francés sigue, sin embargo, basada en una amplia campaña de vacunación.



El premier francés Jean Castex habló este 27 de diciembre desde el Hotel de Matignon, con su ministro de Salud, Olivier Véran, a su lado, tras la celebración este lunes de un Consejo de Defensa de la Salud presidido por el presidente Emmanuel Macron.

Vacunación y toque de queda

Castex explicó que el plazo mínimo antes de la administración de una dosis de refuerzo contra la Covid-19 se reducirá de cuatro a tres meses a partir de este martes, basándose en una recomendación de la Alta Autoridad Sanitaria (HAS) publicada el viernes. El objetivo sigue siendo aumentar la cobertura de vacunación, para evitar en lo posible las formas graves de Covid-19.

El inicio del curso escolar no se ha pospuesto, será el 3 de enero. El primer ministro tampoco anunció un toque de queda para la Francia metropolitana, pero sí para la Isla de la Reunión, mientras se ha ampliado en Martinica.

Mascarilla y teletrabajo

Entre las nuevas medidas está la obligación de llevar mascarilla en el exterior en el centro de las ciudades. «La obligación de llevar mascarilla, que ya se aplica en todos los lugares de interior, se ampliará y se respetará mejor, en particular en todos los centros de las ciudades», dijo Castex, que precisó que «los prefectos adaptarán las medidas».

Por otra parte, el teletrabajo será obligatorio siempre que sea posible, tres días a la semana como mínimo.

Consumo y pase sanitario

Castex también dijo que el pasaporte sanitario que permite acceder a restaurantes, cines y otros lugares sólo estará disponible para las personas totalmente vacunadas a partir del 15 de enero, y que para los no vacunados ya no será válida una prueba de Covid-19 negativa.

«Se prohibirán los conciertos de pie, el consumo de bebidas y alimentos en todos los cines, teatros, instalaciones deportivas y transportes públicos», precisó. «Ya no se podrá beber en los bares y cafeterías de pie, sino sólo sentado», agregó, a partir del 3 de enero y durante tres semanas.

El jefe del Gobierno también anunció el regreso de los aforados, fijados en un máximo de 2.000 personas en el interior y 5.000 en el exterior. Se aplicarán «a partir del lunes y durante un periodo de tres semanas».

«Las características de Ómicron», que se está convirtiendo en la variante mayoritaria, «nos llevarán, tras el asesoramiento de las autoridades sanitarias, a ajustar nuestra doctrina sobre la duración del aislamiento», explicó asimismo Castex, añadiendo que el Ejecutivo fijará «estas nuevas normas a finales de la semana».

Fuente:Radio Francia Internacional