Jeanine Áñez: “me siento asustada, amenazada y amedrentada, y temo por mí y por mis hijos”

“Con estos desagradables acontecimientos me siento asustada, amenazada y amedrentada y temo por mí y por mis hijos”, afirmó la expresidenta Jeanine Áñez en una de sus recientes cartas de denuncia en su estado de detención preventiva, en la que señala a la propia directora de la cárcel de Miraflores, teniente coronel Maribel Barrenechea de cometer tortura en su contra.

Jeanine Áñez: “me siento asustada, amenazada y amedrentada, y temo por mí y por mis hijos”

Fuente: Brújula Digital



En carta dirigida a Barrenechea señala: “Señora Directora, son de su conocimiento dos hechos de relevancia jurídica por el abuso y vejación y tortura cometidos en mi contra ocurridos los días 15 y 16 de diciembre protagonizados por su ayudante subteniente Durán, de quien desconozco su nombre completo pero la identifico físicamente sin ningún equívoco y el otro por su propia persona”

Denunció a la subteniente Durán de ingresar abruptamente a su celda. “Pretendió que a la fuerza firme la recepción de una carta que mis propios hijos había entregado a la Dirección en fecha 13 de octubre de este año como queja por tres hechos de abuso cometidos en mi contra y también contra mi hijo José Armando Ribera Áñez, recepcionada”.

Ante su negativa, escribió Áñez, que la policía “me empujó, me dio un golpe y pateó la cama donde yo me encontraba recostada, tirando con sus manos el edredón que en ese momento me cubría obligándome a parar”.

La agresión física fue negada por varios funcionarios y el propio ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, quien anticipó la recuperación de la “sala” que ocupa Áñez y trasladarla junto a la población penitenciaria.

También la oficial pateó la estufa que se encuentra en la celda de la expresidenta, dejándola tirada, según su denuncia, y la habría gritado “furibunda que yo no tenía derecho por ser una rematada, lo que ocasionó en mi persona tremendo susto, pues me quedé temblando y atemorizada, mi hijo solo atinó a abrazarme tratando de consolarme”.

Este incidente, alteró su presión arterial hasta elevarla a 160/100, razón por la cual fue atendida de inmediato por los médicos quienes tuvieron que medicarme de forma especial para estabilizarla.

“Y el segundo hecho realizado por su persona también dentro de mi celda en horas de la noche donde usted vertió amenazas hacia mi persona”, apuntó Áñez en su carta a Barrenechea.

Según Áñez, la directora del recinto penitenciario, implícitamente la llamó mentiros, haciéndole sentir amenazada y amedrentada, faltando el respeto, callando a su hijo que se encontraba acompañándola en la celda. “Indicándome que eran las consecuencias de lo que había dicho mi hija Carolina Ribera”, acotó.

Carolina Ribera ha estado denunciando en diferentes foros nacionales e internacionales los abusos y vulneración de los derechos de su madre, no solo en su calidad de hija, sino también como ciudadana boliviana en defensa de la democracia y la justicia.