Las posiciones netas especulativas del peso mexicano se ubicaron en su peor nivel desde enero de 2017 con 64,100 contratos en terreno negativo, apostando por una depreciación de la divisa local frente al dólar estadounidense.



Con este nivel acumulan su cuarta semana consecutiva incrementando la negatividad en contra de la moneda mexicana, la semana previa se ubicó en 59,700 contratos en contra y anterior a eso estaba en 49,500 posiciones en la Bolsa de Valores de Chicago (CME).

Aunque la moneda mexicana terminó la semana pasada en 20.9172 pesos por dólar, con una apreciación de 2.13% semanal, en el año sigue registrando una pérdida de 4.85% frente al dólar y las perspectivas continúan negativas para la divisa mexicana.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico en CIBanco, explicó que “los factores que van a definir la tendencia del peso son la evolución de la pandemia del Covid-19, con sus variantes Delta y Ómicron, así como las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed)”.

Coyuntura

Este jueves, Banco de México anunciará su decisión de política monetaria, en donde se espera un nuevo incremento en la tasa de interés de referencia de al menos 25 puntos base, debido al constante incremento de la tasa de inflación en el país.

Además, el mercado se mantendrá atento al anuncio de la Fed, el 15 de diciembre, en donde es probable que aumente el ritmo de disminución en su programa de compra de bonos.

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico en Monex, indicó que “las apuestas indican una expectativa de que la Fed inicie una reducción en sus compras de activos, que se une a las declaraciones del Jerome Powell en que señala que en las próximas reuniones se discutirá la posibilidad de acelerar el retiro de estímulos”.

“Sabemos que el siguiente paso de la Fed será incrementar la tasa de interés de referencia, y que es el punto en que se concentran las expectativas de los inversionistas. Aunque está descontado el alza para junio del 2022”, agregó Quiroz.

James Salazar precisó que “ante la expectativa de al menos dos incrementos en la tasa de interés de la Fed, eso genera reacomodos en los portafolios de los inversionistas y se vuelve más atractivo invertir en un bono en dólares, en general posicionarse en activos denominados en dólares”.

Una política monetaria menos acomodaticia en Estados Unidos, dijo James Salazar, implica un fortalecimiento generalizado del dólar. Hay mucha volatilidad, pero la tendencia sigue apostando a la fortaleza del dólar, y debilidad para las demás divisas emergentes, principalmente el peso mexicano.

Lo que esperamos es que el próximo año es que continúe la volatilidad, que depende principalmente de lo que vaya anticipando la Reserva Federal y también como va evolucionando tanto la inflación como el nivel de empleo en Estados Unidos”, aclaró Janneth Quiroz.

Con la expectativa de alza de tasas de interés en México el próximo jueves 16 de diciembre, “se puede esperar ver un tipo de cambio en 21.10 pesos por dólar aproximadamente, aunque no tan presionado para llegar a 22.0 unidades”, concluyó James Salazar.

Fuente: El Economista

Ariel Mendez