Los estados más poblados de Australia impusieron nuevamente el uso obligatorio de mascarillas en espacios interiores

Los gobiernos regionales de Nueva Gales del Sur y Victoria anunciaron la medida por el aumento de los contagios confirmados de COVID-19 y la expansión de la variante Ómicron

Una persona con mascarilla se ve debajo de un mensaje de salud pública en un tren casi vacío en el centro de Sídney, Australia, 9 de septiembre de 2021. REUTERS/Loren Elliott
Una persona con mascarilla se ve debajo de un mensaje de salud pública en un tren casi vacío en el centro de Sídney, Australia, 9 de septiembre de 2021. REUTERS/Loren Elliott

Los gobiernos regionales de Nueva Gales del Sur y de Victoria, donde vive más de la mitad de las 25 millones de personas que habitan en Australia, anunciaron este jueves la reimposición del uso obligatorio de mascarilla en espacios interiores.

La medida, que entra en vigor a partir de esta medianoche en ambos estados, coincide con el aumento de los contagios confirmados de COVID-19 y la preocupación por la expansión de la variante Ómicron, la más contagiosa según los expertos.



“También se requerirán máscaras faciales en todos los eventos de más de 30.000 personas”, dijo James Merlino, jefe de gobierno interino de Victoria, cuya capital Melbourne es la ciudad del mundo que más tiempo ha pasado confinada, al acumular 262 días en seis periodos diferentes.

Por su parte, Dominic Perrottet, responsable político de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, pidió cooperación a la gente y que si pueden “trabajen desde casa”.

Trabajadores sanitarios administran pruebas de COVID-19 en la clínica de pruebas de conducción del Hospital de San Vicente en Bondi Beach, en Sídney, 17 de diciembre de 2021. REUTERS/AAP Image/Bianca De Marchi
Trabajadores sanitarios administran pruebas de COVID-19 en la clínica de pruebas de conducción del Hospital de San Vicente en Bondi Beach, en Sídney, 17 de diciembre de 2021. REUTERS/AAP Image/Bianca De Marchi

Las hospitalizaciones y las muertes siguen siendo bajas, pero la explosión de infecciones ha creado el riesgo de que los trabajadores sanitarios tengan que aislarse al dar positivo, según las autoridades.

Estas restricciones llegan después de que hace unos días el primer ministro, Scott Morrison, asegurara que no se plantean nuevos confinamientos gracias a la campaña de vacunación que supera el 90% de la población objetivo con la pauta completa, mientras se acelera la administración de dosis de refuerzo.

El país oceánico acumula desde el inicio de la pandemia más de 265.000 contagios confirmados y unos 2.160 muertos, unas cifras muy bajas comparado con otras naciones de similar tamaño.

(Con información de EFE y Reuters)

Fuente: infobae.com