Marcial Fabricano, líder de la Marcha Indígena, es el personaje del año de El Deber

Fuente: El Deber
Monica Salvatierra
 

Una marcha de paz, pero con firmeza recorrió los más de 600 kilómetros que unen la ciudad de Trinidad (Beni) y Santa Cruz de la Sierra. Una movilización que partió en silencio y que se hizo visible con gestos de dignidad a lo largo de la carretera. Bajo el símbolo del patujú en el estandarte, esta movilización mostraba cómo los pueblos indígenas del oriente, chaco y Amazonía están siendo desplazados de sus territorios: avasallados, expulsados a golpes, mientras ven que se los pretende anular culturalmente. La de 2021 fue la décimo segunda marcha indígena. La primera se realizó en 1990 en demanda de tierra y territorio, así como de reconocimiento constitucional. En ambas movilizaciones, y otras tantas a lo largo de tres décadas, se mantuvo firme un hombre: Marcial Fabricano Noe que, a sus 68 años, se mantiene firme en la lucha y que representa a los cientos de indígenas que marcharon y siguen marchando por sus derechos.

Fabricano nació en San Lorenzo de Moxos, departamento de Beni. Ayer por la mañana estaba cortando leña y recibió la llamada de EL DEBER para comunicarle que el equipo periodístico de este grupo multimedia (periodistas, editores y mesa de redacción) acordaron que la XII Marcha Indígena, a través de su líder Marcial Fabricano, constituyen el Personaje del Año 2021.

“Recibo este reconocimiento contento, porque es resultado de la constancia y perseverancia de la causa noble de luchar por justicia y libertad de los pueblos”, afirmó Fabricano al enterarse de la nominación. Cree que en 31 años de lucha hay avances en lo declarativo, en normas, pero aun falta la voluntad política para llevar a la práctica ese reconocimiento, ya que -por el contrario- ve una insistencia del poder por desmontar lo avanzado.

El director general del Grupo Multimedia EL DEBER, Pedro Rivero, señala que se reconoce un liderazgo genuino, confiable e inspirador que no perdió el norte de su legítima protesta frente al ninguneo gubernamental.

“El líder indígena del oriente boliviano merece el reconocimiento porque, a pesar de no haber sido atendidos por el Gobierno, visibilizó los problemas que afectan a los pueblos de las tierras bajas del oriente boliviano, que sufren de constantes avasallamientos, desde hace años no existen planes de desarrollo para sus regiones, no respeten sus culturas, no cuentan con centros hospitalarios ni escuelas dignas. En la figura de Marcial Fabricano se reconoce todo el esfuerzo que han hecho mujeres, hombres, niños y ancianos de diferentes comunidades indígenas para decirle al mundo: Existimos, merecemos respeto, somos bolivianos”, expresa la editora web, Beatriz Ávalos.

“Esta marcha encarna una reivindicación no solo de los pueblos indígenas, sino de productores agropecuarios, campesinos y población del oriente contra un sistemático y abusivo avasallamiento de tierras, que tiene aval del poder político. La movilización recibió provocaciones y amenazas, hubo un afán de desacreditarla de parte de colonos y miembros del Gobierno de Luis Arce. Fue ignorada por las autoridades. Sin embargo, perseveró con la firmeza que le daba la convicción de su causa: respeto y dignidad, que no se pretenda someter a pueblos que reclaman el reconocimiento que merecen todos los bolivianos”, plantea Mónica Salvatierra, jefa de redacción.

“Marcial Fabricano es el símbolo de las causas necesarias de la humanidad; es de esos seres que parecen haber nacido exclusivamente con la misión de dedicar toda su existencia a luchar por los valores, los derechos de los más pobres entre los pobres, por la tierra y la naturaleza, desamparados en un mundo que de tanto correr atropella el origen y a los inocentes. La vida entera de Fabricano es una marcha entre la realidad que golpea a los pueblos indígenas y los sueños que persiguen incansablemente, pese a la indiferencia de los poderosos. Por eso es el personaje del año”, en palabras del director de contenidos, Juan Carlos Rocha.

Leopoldo Vegas, editor de política recuerda que la XII Marcha Indígena avanzó durante 37 días entre Trinidad y Santa Cruz de la Sierra, y que esperó más de un mes en esta capital para ser escuchada por las autoridades. La periodista Silvana Vincenti puntualiza que uno de los principales objetivos ha sido alcanzado y es la conformación del Parlamento Indígena, como entidad de representación de los pueblos originarios, que es el equivalente a la Asamblea Legislativa Plurinacional y que desde ahí se definirá el autogobierno y se trazará la ruta de la reivindicación de sus derechos.

A su vez, el periodista de Política, Iván Paredes señala que 21 años después, la columna no tuvo la respuesta del Gobierno de Luis Arce, que en su encabezado decía ser una administración en defensa de las 36 naciones indígenas de Bolivia. Eso no lo desespera, aunque sí lo incomoda. Fabricano es destinguido como personaje del año por el Diario Mayor por su incansable lucha por los pueblos indígenas y sus territorios, que tan afectados se sienten en los últimos años.

Marcial Fabricano recibirá hoy el Patujú de Bronce de esta casa periodística, que es el símbolo del reconocimiento a la lucha digna que lidera.