Searpi mantiene las alertas por pronósticos de lluvias desde el 2 de enero

En algunos municipios todavía persisten los efectos de las precipitaciones anteriores. Se trabaja en acciones paliativas mientras se espera el fin de la temporada de lluvias para reforzar los defensivos

El Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) mantiene las alertas activadas ante el pronóstico de lluvias en la cuenca alta de los ríos desde el 2 de enero. Las precipitaciones se extenderán a todo el departamento a partir del 5to día del nuevo año. Ante la cercanía de nuevas lluvias, el coordinador de Cuencas del Searpi, José Antonio Rivero, recuerda que varios municipios todavía muestran los efectos de las últimas inundaciones.

El municipio de San Pedro, sobre todo en la zona de Hardemann, ha sido el más afectado. El agua ingresó a través de «un boquete abierto en un puerto, lo que provocó que, por 4 días, se registrara la crecidas de hasta 5 metros cuando lo normal son dos metros», dijo Rivero.

El técnico del Searpi describe la zona afectada por las inundaciones como un área de servidumbre ecológica que ha sido invadida por el hombre. Por ese motivo, «la afectación es evidente y recurrente», asegura, ya que no se cumple con el Plan de Uso de Suelo (Plus) aprobado para la zona.

Paila, Pailón y Abapó también han vivido momentos difíciles por la «extraordinaria e histórica» crecida del río Grande.  En La Junta, cuenca alta del río, el cauce llegó a 18 metros, cuando el registro normal oscila entre 6 y 7 metros, puntualiza Rivero.

En Pailón «colapsaron diques que se construyeron años atrás. Algo similar se observó en Paila. Por el momento, se avanzan con labores paliativas en espera que termine la época de lluvias y se pueda retomar las labores planificadas de fortalecimiento en los defensivos.