Camacho admite que Walter Chávez es su asesor y ve que su presencia «estorba» al MAS

Un comunicado del MAS-IPSP ataca al exasesor de Evo Morales a quien califica de prófugo de la justicia peruana. Para Camacho, los ataques tratan de desviar la atención ante la cercanía de Evo con los detenidos por narcotráfico
Juan Manuel Ijurko



«Walter Chávez es un asesor normal y es un enemigo del MAS». De esta manera, Luis Fernando Camacho, gobernador de Santa Cruz, sale al paso de las acusaciones emitidas por el partido de Gobierno en un comunicado oficial y que lo vinculan con Chávez. La primera autoridad departamental minimiza las criticas, ya que supone un intento por «desviar la atención» sobre la investigación por narcotráfico en los círculos cercanos a Evo Morales.

Chávez participó como asesor de Morales durante gran parte de su mandato presidencial. El MAS «apunta a un exasesor de Evo Morales que ahora les estorba», señaló Camacho.

Durante la campaña electoral se vinculó a Camacho con el asesor peruano. Sin embargo, desde Creemos siempre se negó la cercanía entre ambos.

El pasado martes, un comunicado oficial de la Dirección Nacional del MAS-IPSP dudaba sobre la autoría de los tuits publicados por Camacho. «Más bien parecen redactados por su asesor Walter Chávez, prófugo de la justicia peruana por terrorismo”, señala la primera parte del documento.

Los cuestionamientos a Chávez no se quedan ahí. “¿Cuánto durará este teatro distraccionista de Camacho? Lo que dure la lealtad de Walter Chávez, es decir, el lapso de tiempo hasta que el peruano reciba una mejor paga”, refiere el comunicado publicado en la página oficial del MAS en Facebook.

Llama la atención el ataque a quien fuera un hombre cercano a Morales que contribuyó a su ascenso político.

En 2008 el gobierno boliviano, con Morales en el poder, negó la extradición del peruano acusado de terrorismo en su país. La relación se quebró en 2015 cuando el propio Chávez anunció su alejamiento “para siempre” del MAS y empezaron los ataques.

Para Camacho, urge «respuestas a las investigaciones por la vinculación de Evo Morales con los principales actores del narcotráfico. Ese es el punto central».  Observa un nerviosismo en el entorno cercano al presidente porque «la DEA le está soplando en la nuca» al expresidente.