Covid-19: ¿Qué hay de la nueva variante detectada en Francia, B.1.640.2?

Esta variante es un sublinaje de la variante B.1.640, identificada en Francia desde finales de octubre, pero que se detectó por primera vez en la República del Congo a finales de septiembre de 2021. © AP/Thibault Camus


En diciembre pasado, un centro de investigación del sur de Francia anunció haber descubierto una nueva variante del coronavirus, con 12 personas de la región supuestamente infectadas por la cepa denominada provisionalmente B.1.640.2. El director del establecimiento es el controvertido profesor Didier Raoult.

Detectada por primera vez en pacientes de la comuna de Forcalquier, en la región de los Alpes-de-Alta-Provenza, la variante fue descubierta por los expertos del Instituto Hospitalo-Universitario de Enfermedades Infecciosas (IHU Méditerranée Infection) de Marsella hace casi un mes. En la actualidad se dispone de pocos datos sobre esta variante, sobre todo por el escaso número de casos identificados.



Sublinaje de la variante B.1.640

Esta variante sería de origen camerunés y parece tener 46 mutaciones nuevas. Según los expertos, el paciente cero había vuelto de un viaje a Camerún, pero aún es demasiado pronto para confirmar el origen. También lo es para saber si esta variante es más contagiosa o peligrosa que Ómicron: «Es demasiado pronto para decirlo, la Agencia Regional de Salud (ARS) está llevando a cabo una investigación en Forcalquier para saber más», explicó en diciembre el virólogo Philippe Colson al canal televisivo regional France 3.

Esta variante es un sublinaje de la variante B.1.640, identificada en Francia desde finales de octubre, pero que se detectó por primera vez en la República del Congo a finales de septiembre de 2021. B.1.640 ha sido clasificada por la Organización Mundial de la Salud como una «variante bajo vigilancia» (Variants Under Monitoring, VUM) desde el 22 de noviembre. Según la agencia Santé Publique France, su circulación continúa en Francia pero a niveles muy bajos.

«Totalmente normal»

Esta información pasó hasta ahora bastante desapercibida en Francia. Y es que cabe destacar la cantidad de variantes que son descubiertas sin mayores consecuencias.

«Que aparezcan variantes aquí y allá es totalmente normal. Mientras una mutación no supere a Ómicron o Delta, no hay mucho que temer. También tenemos otras variantes en Bélgica. A veces son variantes extrañas que sólo se ven una vez. Esto es totalmente normal», afirmó el virólogo Steven Van Gucht en el diario belga La Libre Belgique.

Esta variante circula por el momento a niveles muy bajos y no parece competir con la Delta, causa de la quinta ola epidémica en Francia, ni con la Ómicron, altamente contagiosa, que se ha convertido en mayoritaria en el país galo.

El director del IHU Méditerranée Infection es el profesor Didier Raoult, un mediático científico acusado de haber promovido la hidroxicloroquina como tratamiento contra la Covid-19 sin basarse en datos confirmados. Recibió en diciembre una amonestación por parte del Orden de Médicos de Nueva Aquitania, por haber infringido el artículo 12 del código deontológico médico. Sus declaraciones polémicas sobre la pandemia y su gestión por el gobierno francés le valieron una gran notoriedad entre los teóricos de la conspiración.

Fuente: Radio Francia Internacional