Crisis interna en el MAS podría dar lugar a que surjan nuevas siglas

Las últimas fricciones, expresiones de oposición, rechazo a imposiciones que surgen al interior del Movimiento Al Socialismo (MAS) peligrosamente llevan a una eclosión interna que puede derivar en la fractura y surgimiento de nuevas siglas, aspecto que es alimentado por el jefe del partido azul, Evo Morales, quien durante todo el proceso evitó el surgimiento de nuevos liderazgos y además opaca la gestión del presidente Luis Arce, sostienen analistas.

“Creo que está haciendo eclosión una cuestión que es constitutiva y normal en agrupaciones políticas, y más que todo en el caso de Bolivia. Los partidos políticos sufren el desgaste del tiempo al igual que las personas, y en las organizaciones, si no hay una renovación, es simplemente signo de descomposición que se manifiesta por conflictos internos”, afirma el historiador e indianista Pedro Portugal.



Hizo una comparación con lo que sucedió con el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), “porque es justamente lo que sucedió en los años 60, 64 y posteriores: la creación de diversas facciones que estaban lideradas por una personalidad fuerte”.

La politóloga Patricia Velasco señala que, desde sus inicios, el MAS expresó un conjunto de antagonismos y contradicciones de la sociedad boliviana y que para construir una identidad propia denuncia sediciones y malas intenciones.

Recordó que, en diversas oportunidades, Morales manifestó la presencia de una conspiración contra el instrumento que proviene a veces de los partidos de la derecha, a veces de agentes externos, los grandes terratenientes del oriente del país, la Embajada norteamericana, la Policía, los partidos tradicionales y hasta conspiradores internos del propio movimiento.

“Ahora, en estos momentos de tensión, discrepancias al interior del MAS con el rechazo a exautoridades que se autoexiliaron y buscaron refugio durante la crisis de 2019, descontento con ministros, entre otros, está generando el ambiente de fracturas internas, con dirigentes que se eternizan y no permiten la renovación”, explicó.

En los últimos días, se dieron ataques entre miembros del partido azul; sin embargo, el blanco de la arremetida masista fue el vicepresidente del Estado, David Choquehuanca, al grado de referir la ausencia del segundo hombre del país en su mandato.

“Hasta el momento hemos visto un vacío tanto de los ministros como también de nuestro Vicepresidente del Estado. Hay un silencio, lo dejan a nuestro Presidente (Luis Arce) solo, no hay quienes socialicen los decretos y las leyes que se sacan”, dijo en su oportunidad el vicepresidente del MAS, Gerardo García.

El jefe del MAS, Morales, también cuestionó al vicepresidente Choquehuanca por la aparición del denominado “bloque o generación Choquehuanca”.

En su programa dominical en radio Kawsachun Coca, Morales cuestionó: “Nosotros nunca instruimos, nunca dijimos a ningún compañero que vaya a hacer campaña por Evo, Evo presidente. Lucho también aclaró nunca, pero sospechosamente aparece bloque Choquehuanca, David presidente, error garrafal”.

“Es natural que existan facciones y visiones diferentes dentro de un partido, además dentro de un partido con las características del MAS: primero, tiene bastantes vertientes ideológicas, la izquierda, izquierda antiimperialista, la izquierda tradicional, el marxismo, el indigenismo. Es decir, existen muchas vertientes políticas, pero eso no supone el querer imponer y subyugar a los que se expresan libremente”, dijo Velasco.

Para Mateo Laura, sociólogo, exdirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) y de la Central Obrera Boliviana (COB), el MAS es un movimiento político que representa identidades y demandas campesinas y étnico-culturales, se asienta en un conglomerado de organizaciones sindicales, movimientos sociales y pueblos indígenas, en el que cada sector tiene sus propios intereses, por lo que ellos expresan su apoyo siempre y cuando son beneficiados.

“El MAS no es un partido político estructurado; es un conglomerado de organizaciones sociales donde no hay una estructura partidaria. Evo Morales ha creado un entorno blancoide de clase media empresarial y que sólo utiliza a las bases para defender sus intereses y no del pueblo. Éste es un bloque de poder que no les interesa en nada el pueblo; el escenario es tener el poder sin importar los mecanismos”, sostuvo.

En ese contexto, Portugal sostiene que las organizaciones de la sociedad, que mediaban entre ella y el Estado, han sido destruidas por el MAS a través de la prebenda a sus dirigencias. Así, antes de representar a la sociedad ante el poder, actúan como agentes del poder al interior de la sociedad.

Fracturas

El ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Rolando Borda, ante las denuncias sobre la falta de médicos, medicamentos y un plan de contingencia en la Caja Nacional de Salud (CNS) para atender a los trabajadores contagiados con la Covid-19, arremetió contra el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza.

El líder sindical considera que el país tiene una autoridad de Salud que no escucha y dijo que, si no tiene la capacidad para asumir el reto, debe dejar el cargo.

“No hay médicos, no hay medicamentos, no hay un plan de contingencia, y encima tenemos un ministro que no escucha, un gerente general (de la CNS) que no escucha (…). Por eso tenemos esta reacción los trabajadores, aquí estamos los trabajadores y no estamos para cargar con nadie; estamos para hacer respetar los derechos, para defender la vida, la salud, pero hay una incapacidad total”, cuestionó en la oportunidad Borda.

Estos cuestionamientos y advertencias determinaron que asambleístas nacionales del MAS (su partido) salgan al frente.

La bancada del MAS de Santa Cruz anunció que iniciará un proceso penal contra Borda por los supuestos delitos de corrupción, enriquecimiento ilícito y nepotismo, por lo que solicitará informe de sus ingresos a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

En conferencia de prensa, el diputado masista Rolando Cuéllar señaló que la denuncia contra Borda será presentada este lunes 17 de enero ante la Fiscalía Departamental de Santa Cruz.

“Tanto en YPFB Transporte como en YPFB Andina, trabajan su hermano, su esposa e hija de Borda y además se volvió a autonombrar dirigente de la COD, cuando es de conocimiento público que renunció el 30 de noviembre de 2019 e incluso pidió la renuncia de Evo Morales. Es un Judas y un traidor”, afirmó Cuéllar.

Opacan gestión

De acuerdo con los analistas, estas diferencias al interior del partido gobernante, que incluso se atribuyó en determinada ocasión que es atribuida a la “derecha”, hacen daño a la gestión del presidente Arce, para dar paso a las tareas que desarrolla.

“Estas disputas por el poder tienen un nombre: Evo Morales, quien busca mantenerse en la palestra pública con todo tipo de temas: cuestionar o sugerir cambio de ministros, anunciar pruebas de presuntos responsables en la salida de exautoridades del gobierno transitorio, encabezar una marcha, que opacan sin duda la gestión de Arce”, sostienen analistas.

NO SE PERMITIÓ QUE DESTAQUEN NUEVOS LÍDERES

REDACCIÓN CENTRAL

Los analistas consideran que durante todo el periodo gubernamental del Movimiento Al Socialismo (MAS), al mando de Evo Morales, no se permitió la emergencia de nuevos líderes indígenas, por considerar un riesgo para el ahora jefe de los cocaleros del Chapare.

“El MAS no es el partido que tiene una base absolutamente real, digamos una doctrina política; la adhesión popular hacia el MAS ha sido la adhesión a cualquier partido que en Bolivia tenga el poder y que después se desvincula”, señala el historiador Pedro Portugal.

Agregó que el vicepresidente David Choquehuanca ha sabido mantenerse en un esquema de poder en un contexto en que todos los indígenas que destacaban un poco eran irremediablemente sacados de la palestra política.

“Por el hecho político de que no hay una organización que sea propiamente indígena, el MAS sigue siendo una estructura criolla en lo fundamental, y el indígena que brilla es como una luz que necesita un fondo oscuro para ser notable. El MAS, ideológicamente, ha apostado hacia el indígena y el que brille tiene que ser uno solo, para que todo el mundo se fija en ella. Entonces éste es un interés no solamente del aparato criollo del MAS, sino del indígena que goza de privilegios. Entonces la persona más interesada en descabezar a los indígenas en el MAS e impedir el crecimiento de nuevos líderes ha sido Evo Morales”, dijo Portugal.

ATAQUE DEL NÚCLEO DURO DEL MAS

La primera fractura del MAS se originó en 2021, gracias a que su élite expulsó a Eva Copa del partido, generando el quiebre del MAS y provocando el abandono de su núcleo duro indígena de El Alto.

Hoy estamos frente a una división interna que se oficializa con el ataque frontal contra David Choquehuanca, vicepresidente de Bolivia, generada desde el mismo lugar.

FRACTURAS

El Movimiento Al Socialismo (M AS) tiene una historia similar al Movimiento Nacionalista Revolucionario, que en determinado momento fue considerado como expresión total del movimiento popular y de las bases campesinas, entre otros. Pero, al existir facciones que no fueron escuchadas en su debido momento, se dio origen a la fractura y nacimiento de nuevos partidos.

El MNR, que en su momento tenía cuatro caudillos, se partió también en cuatro facciones: el MNR “histórico” de Víctor Paz (MNR-H), el Partido Revolucionario Auténtico de Walter Guevara (PRA), el MNR de izquierda de Hernán Siles (MNR-I) y el Partido Revolucionario de la Izquierda Nacionalista de Juan Lechín (PRIN). Los dos últimos partidos se sumaron a los militares de izquierda y sus seguidores en la “izquierda nacional”.

Según los estudiosos, la escisión se dio por tener un único líder que no dejaba surgir a otros, lo que actualmente ocurre en el MAS.

PRESIÓN

Actualmente vemos tres actores en el Movimiento Al Socialismo (MAS): la figura histórica de Evo Morales, el actual presidente Luis Arce y el actual vicepresidente David Choquehuanca. De éstos pueden surgir nuevos frentes.

“Ahora toda esta tensión evidentemente recae más, sobre todo en el antagonismo que hay, en David Choquehuanca, y por varios factores, entre ellos, es una situación que se ha ido alargando durante bastante tiempo, se ha ido disimulando y es la que ofrece mayores elementos de comprensión y asimilación de esta contradicción. Es parte de una constante política universal que se la soluciona con la renovación de dirigentes”, señala el historiador Pedro Portugal.

Agregó que “es su insistencia (de Evo Morales) la que está precipitando y la que puede hacer que esta contradicción al interior del MAS (…) no le quedará otro remedio, por lo menos a Choquehuanca, de pugnar ya no la creación de un bloque sino a través de un partido diferente”.

Fuente: lostiempos.com