Cuba: madres de menores detenidos denuncian un calvario en prisiones cubanas


Radio Francia Internacional pudo entrevistar a dos madres de menores detenidos tras el estallido del 11 de julio. Aseguran que sus hijos han sido maltratados y que han sufrido procesos judiciales irregulares.



En total, 790 cubanos, incluidos 55 con edades entre 15 y 18 años, han sido encausados por «hechos vandálicos» y «graves alteraciones del orden público» durante las inéditas protestas que tuvieron lugar 11 de julio de 2021 en la isla. 172 ya fueron condenados por otros delitos, según informó el martes la Fiscalía local.

De ese grupo de detenidos, 710 cubanos están pendientes de juicio, incluidos 55 con edades entre 15 y 18 años. Diez de esos menores de 16 años, que en Cuba no son sujetos del derecho penal, fueron internados en escuelas de formación integral y de conducta y 17 recibieron «atención individualizada en la propia escuela» donde cursan estudios.

Los familiares de muchos de esos jóvenes viven desesperados, temiendo por sus vidas, y denuncian juicios expeditivos.

“El juicio de mi hijo fue lo más rápido posible, dos días nada más, y no le dictaron sentencia. Todo fue una mentira. Ellos sí participaron en la protesta, gritaron y tiraron piedras. Pero no causaron ningún daño. No le dieron golpes a ningún policía. Al contrario, la policía fue quien agredió e incluso abrió fuego y mató a un muchacho”, dijo a RFI la madre de un chico de 20 años encarcelado. “Mi hijo se enfermó de los nervios, se volvió esquizofrénico con toda esta situación”, agregó.

De su lado, Bárbara Farrat, activista y madre de un adolescente de 17 detenido, también denunció problemas psicológicos a raíz de su encarcelamiento. “Mi hijo fue acusado de desorden público y atentado. Padece del corazón y le han negado hasta dos meses su medicamento. Allá dentro no hay nada, y muchos presos están en huelga de hambre, y el agua que les dan no se puede tomar”, dijo.

Farra también precisó que han pedido a la Unión Europea mediar ante las autoridades cubanas

El 11 de julio pasado, miles de cubanos protestaron en unas 50 ciudades de la isla, agrita de «Libertad» y «Tenemos hambre». Los disturbios provocaron un muerto, decenas de heridos y 1.377 detenidos, según Cubalex.

El gobierno cubano afirma que las manifestaciones fueron orquestadas desde Estados Unidos.

Con AFP

Fuente:Radio Francia Internacional