EE.UU. y la UE refuerzan cooperación energética en plena tensión con Moscú

De igual manera, Washington y Bruselas aseguran compartir el objetivo de “garantizar la seguridad energética de Ucrania”, en respuesta a posibles represalias rusas en pleno conflicto con Moscú.

    
Joe Biden y Ursula von der Leyen durante la cumbre del G20 en Roma, octubre 2021
Joe Biden y Ursula von der Leyen durante la cumbre del G20 en Roma, octubre 2021

Fuente: DW

 



En plena tensión con Rusia, La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometieron este viernes (28.01.2022) a intensificar la cooperación energética para garantizar la seguridad de suministro.

«Nos comprometemos a intensificar nuestra cooperación estratégica energética para la seguridad y suministro y trabajaremos juntos para que los ciudadanos y las empresas de la UE y sus vecinos dispongan de unos suministros energéticos fiables y asequibles», subrayan ambos mandatarios en una declaración conjunta.

En dicho texto, ambas partes aseguran que su objetivo es ”lograr un suministro continuo, suficiente y oportuno de gas natural a la UE desde varias fuentes en todo el mundo para evitar crisis de suministro, incluidas las que podrían resultar de una nueva invasión rusa de Ucrania».

El texto resalta que Estados Unidos ya es el principal proveedor de gas natural licuado a la UE.

En la declaración, Biden y von der Leyen dicen que también «comparten el objetivo de asegurar la seguridad energética de Ucrania y la integración progresiva de Kiev a los mercados de gas y electricidad de la UE”.

Temen represalias

Asimismo, ambas partes afirman que esos esfuerzos ya «han comenzado» y continuarán en una reunión entre estadounidenses y europeos sobre el tema el 7 de febrero.

Los occidentales acusan a Moscú de preparar una potencial ofensiva contra Ucrania y amenazan con sanciones sin precedentes si ésta se ejecuta. Washington, a su vez, ha afirmado especialmente que el gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania, ya completado pero aún no operativo, no sería activado en caso de ataque.

Estadounidenses y europeos temen que el Kremlin, en posible represalia, reduzca drásticamente el suministro de hidrocarburos a Europa, vital para muchos países.

ee (afp/efe)