Evo pierde la pulseta interna por el momento

La semana pasada cerró con dos decisiones claves del presidente Luis Arce: la postergación del cambio de ministros, para lo que se dio un plazo de varias semanas, y la emisión de un discurso por el Día del Estado Plurinacional más centrado en los procesos históricos y en la economía que en las obsesiones capitales de Evo Morales (su propio liderazgo y la teoría del golpe). Para varios analistas, fue una pequeña declaratoria de independencia.

Fuente: Publico.bo (La Semana Política)



El vicepresidente David Choquehuanca hizo su parte, proclamando a Arce como el Jiliri Irpiri (gran conductor) del proceso de cambio, poniendo una pesada losa encima de los proyectos evistas de retorno al poder.

Por lo pronto, queda en evidencia que los “Bloques Arce y Choquehuanca”, unidos, pueden ganarle la pulseta al “Bloque Evo”, que representa a la peor versión del Movimiento Al Socialismo. También parece desvanecerse la hipótesis del “presidente fusible”, según la cual Arce Catacora daría en algún momento un paso al costado para facilitar la reinstalación de Morales en la primera magistratura.

Ascensos en las FFAA: grave descuido en el Senado

El jueves por la mañana, llamó la atención la ausencia de cuatro senadores de Comunidad Ciudadana en una sesión de la Cámara Alta, lo que posibilitó que el oficialismo consiguiera los 2/3 para un polémico ascenso de generales que se estaría saltando varias promociones.

En uno de los casos parece haber existido un pedido de licencia anterior a la convocatoria de la sesión, pero los demás son difíciles de excusar, por más que se alegue que a algunos les impidieron la entrada cuando llegaron (tarde) al Senado.

El “tercio de oro” es uno de los escasos mecanismos en manos de la oposición para darle algo de equilibrio al funcionamiento parlamentario, y debería ser cuidado con celo extremo por las bancadas, tomando todas las previsiones necesarias.

La DEA y Evo

El martes, se supo que la DEA investiga a dos ex jefes antidroga del régimen de Evo Morales, por sus nexos con el llamado “Pablo Escobar boliviano”.

El Ministerio de Gobierno pidió a la agencia estadounidense un informe oficial sobre el tema, y al conocerse esto el ex presidente tuiteó: “Un pequeño grupo pretende distanciar a nuestra Revolución de otras revoluciones del continente. Nuestra esencia está hermanada con esas revoluciones. Conocemos y estamos seguros de la convicción del hermano @LuchoXBolivia que no presta ni prestará oídos a ese grupo”.

Sin apoyos para una nueva Constituyente

Otro asunto donde no parece haberle ido muy bien al ex jefazo es en su propuesta de convocar a una nueva Asamblea Constituyente.

Incluso ex asambleístas del MAS descalificaron la idea, a todas luces ligada a un intento de habilitarse como candidato presidencial en el 2025. El tema tampoco ha merecido ninguna mención de parte del presidente y el vicepresidente.

Caso “Golpe II” y llegada del relator

Mientras tanto, la vendetta contra el gobierno de transición parece estar quedando circunscrita al caso “Golpe II” (resoluciones contrarias a la Constitución y la ley), toda vez que el “Golpe I” (terrorismo, sedición y conspiración) se derrumba por el uso de figuras jurídicas discutidas desde la CIDH y la ONU.

Se maneja la fecha del 10 de febrero para el inicio del juicio oral, estratégicamente pensada para que, a la llegada del relator de justicia de Naciones Unidas, el día 15 del próximo mes, Jeanine Añez ya tenga un proceso en marcha.

Esta sincronicidad entre los tiempos políticos y judiciales no hace más que confirmar la subordinación de los tribunales a las instructivas emanadas de la “Casa Grande del Pueblo”.