Francia: inicia una primaria rechazada por los principales candidatos de izquierda

Promotores de la primaria ciudadana en Francia, enero de 2022 en una plaza de Lille, norte del país. © AFP/François Lo Presti

Cerca de 467.000 personas se inscribieron en una plataforma ciudadana para designar a un candidato presidencial que represente los sectores de la izquierda y de la ecología. El mecanismo, inédito, busca presionar a los partidos para una candidatura única. Pero varios de los candidatos en liza se niegan a reconocer el resultado de esta consulta en línea.

La «Primaria popular», como se denomina esta inédita consulta en línea, fue impulsada por ciudadanos de la sociedad civil francesa que aspiran a designar una candidatura única que agrupe a la izquierda y a los ecologistas.

Cerca de 467.000 personas se registraron para designar de aquí al domingo a un candidato presidencial entre siete nombres preseleccionados: tres candidatos de la sociedad civil y varias figuras políticas. Entre ellos figuran la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, el ecologista Yannick Jadot y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon.



Sin embargo, estas tres personalidades aclararon que no participarán en el proceso. Algunos argumentan que ya se sometieron a una primaria en su propio partido (Yannick Jadot), y otros, como Jean-Luc Mélenchon estiman que las diferencias programáticas les impide participar en dicho proceso. La única personalidad política que aceptó participar en esta consulta popular es la exministra de justicia de centro izquierda Christiane Taubira.

Sobre las divisiones de la izquierda francesa RFI habló con el politólogo y profesor en la Universidad Paris VIII, Yves Sintomer.

RFI: ¿Qué tan significativa es esta consulta organizada por ciudadanos para designar a un candidato unitario de izquierda a la elección presidencial de abril próximo?

La iniciativa se entiende bien porque hay una diferencia enorme entre los partidos políticos de izquierda que se presentan sin unión, y la gran mayoría de los electores de izquierda y ecologistas quieren una unión, que es la única posibilidad para que la izquierda y los ecologistas sean una alternativa en las próximas elecciones.

Además, en un contexto internacional en el cual los partidos políticos son más débiles que antes, es una reivindicación de los ciudadanos para no dejar todo el poder de decisión a los partidos políticos.

Por otra parte, la iniciativa tiene una dinámica real. Alrededor de 400.000 personas van a votar, pero no es un tsunami. Es el doble del número de votantes de la primaria de los Verdes franceses, pero tampoco llega al millón que sería otra amplitud. Es poco probable que lleguemos a la unidad de los verdes y los ecologistas.

RFI: ¿Cuál es el sentido de votar por candidatos que no reconocerán el resultado del voto, como es el caso de Anne Hidalgo, Jean-Luc Mélenchon y Yannick Jadot?

Yves Sintomer: Es un límite estructural. Como ni los partidos ni los principales candidatos han aceptado este proceso, la primaria popular tendrá lugar al margen del juego político real. Por eso, pienso que muchos ciudadanos, quienes hubieran podido votar si los partidos apoyaran el proceso, no lo harán, pensando que no sirve.

Pero en esta situación en la que los partidos no quieren jugar el juego de la unidad, los ciudadanos toman esta iniciativa para presionarlos.

Dada las divisiones entre los candidatos, la Primaria popular es más una herramienta de presión que algo que resolverá el problema.

Otro límite de esta iniciativa es que las figuras más visibles de la primaria son de centro izquierda. Entonces es poco convincente para los electores de la izquierda radical y de los Verdes. El riesgo es que la carrera sirva principalmente a Christiane Taubira y Anne Hidalgo.

RFI: ¿Con al menos seis candidatos de izquierda y ecologistas que aspiran a la presidencia, a qué se debe esta atomización de la izquierda francesa?

Que haya diferencias ideológicas de fondo, está claro. Los socialistas y los verdes franceses siempre han sido pro europeos, aunque una parte de ellos son críticos hacia una Europa que se construyó sin los ciudadanos, y con una perspectiva más social liberal que socialdemócrata o ecologista. Jean-Luc Mélenchon y su movimiento Francia Insumisa son muy críticos y han llegado a hablar de salida de la Unión Europea. Ahora no.

En cuanto a la transición ecológica: es central para los ecologistas, y menos para los socialistas y para Francia Insumisa.

Ahora bien, las diferencias de posiciones en el nuevo gobierno alemán y en la coalición de izquierda en España también son grandes. En el caso de la izquierda francesa, no pienso que el problema sea ideológico.

Estas diferencias de fondo (en el seno de la izquierda francesa) ya existían cuando la izquierda estaba unida en los años 70 con la “Unión de la izquierda” y al final de los años 90 con la llamada ‘Izquierda plural’. Estas divergencias no son mayores ahora. La causa de esta división es más bien la competencia entre pequeños aparatos políticos y el ego de personalidades que se ven como posibles presidentes de Francia.

RFI: Los organizadores de esta primaria optaron por un mecanismo inusual: el del juicio mayoritario. Es decir que los internautas evalúan a todos los candidatos según su preferencia y gana el candidato que obtiene más menciones positivas. ¿Qué le parece este mecanismo de voto?

Yves Sintomer: La utilización de este mecanismo es interesante porque abre nuevos horizontes. Estamos acostumbrados a votar con el sistema mayoritario uninominal. Nos hemos olvidado que hay otras posibilidades de voto. Hacer una experiencia de voto distinta y con cientos de miles de ciudadanos es muy interesante y puede ser útil para ver los limites. La ventaja es que permite a los ciudadanos emitir un voto más sutil, aunque tal vez favorezca a los candidatos del centro, en detrimento de candidatos más radicales.

Tal vez sería más interesante este mecanismo para definir temas de políticas más que para designar a un candidato. Preguntar por ejemplo “¿cuál es su prioridad de inversión pública?”.

RFI: De momento, ¿habría posibilidad de que un candidato de izquierda acceda a la segunda vuelta de la elección presidencial?

Yves Sintomer: De momento no. El panorama puede cambiar, pero no veo cómo. Tal vez si un candidato de la primaria gana con una fuerte ventaja, podría ganar unos puntos en las encuestas de opinión, pero en la situación actual, con candidaturas tan múltiples, hay poca probabilidad que la izquierda sea una alternativa seria.

Fuente:Radio Francia Internacional