Joan Barreda: «Ha sido una sorpresa poder apretar hoy»

El piloto de Honda ha superado el dolor de la fractura de su clavícula izquierda y ha realizado una gran etapa teniendo en cuenta sus condiciones físicas.

Joan Barreda - Honda - etapa 7 - fractura de clavicula

Fuente: https://www.marca.com



Pocos hubieran apostado esta mañana a eso de las 5:30 de la mañana, hora española, cuando Joan Barreda ha tomado la salida de la séptima etapa del Rally Dakar (Riyadh – Al Dawadimi, de 400 km de recorrido) que el castellonense iba a poder siquiera meterse entre los 10 primeros.

Pero lejos de amilanarse, ha dado una lección de casta compitiendo al máximo de sus posibilidades, con un vendaje especial y retoques en la posición del manillar de la moto para que su hombro izquierdo apoyara lo máximo posible en su brazo para tratar de sobrecargar lo mínimo posible la zona dañada.

Y parece que ha funcionado porque Barreda se ha descolgado con el tercer mejor crono del día, a 2:51 minutos del vencedor de la etapa, su compañero en Honda Nacho Cornejo, que le sitúan a 8:33 del nuevo líder, Adrien Van Beveren (Yamaha).

«Tengo mucho dolor»

«Estoy contento después de sentir todo este dolor estos días atrás y pensar a veces incluso demasiado. Hoy fue la confirmación de que puedo pilotar. Tengo mucho dolor, sobre todo en la zona con rocas, que se vuelve complicado. Tengo una posición de conducción diferente y debo hacer muchos esfuerzos en la moto, pero puedo sentirme mejor en las pistas rápidas y para mí fue una sorpresa el poder apretar hoy. Veremos, tenemos cinco días por delante y trataremos de hacerlo lo mejor posible».

«Iré día a día, tratando evitar cualquier caída, eso es lo más importante y tratar de seguir concentrado. Serán etapas realmente complicadas las de esta semana y tengo que mantener la concentración e intentar encontrar los mejores sitios en la navegación».

Joan Barreda - Honda - etapa 7 - fractura de clavicula
Barreda está siendo mimado por el equipo Honda desde su accidente.ASO/J. Delfosse/DPPI

Barreda, como no podía ser de otro modo, estaba muy satisfecho con como había podido salvar este día tan complicado, la primera etapa completa desde su caída (la sexta apenas se quedó en 100 de los casi 400 kilómetros previstos por el mal estado del terreno, lo que le dio un respiro físico y moral).

«La verdad es que estoy contento. Al principio ha sido realmente duro, porque salíamos apretando en una zona de muchas piedras, se me han agarrotado los brazos y apenas podía moverme bien encima de la moto», explicaba. «Pero a medida que iban pasando los kilómetros, en torno al 80-90, ya recuperé un poco las sensaciones en las pistas más rápidas y arenosas».

Barreda entró en ritmo pronto y eso le dio empuje: «Ahí me he dado cuenta que cuando con más fuerzas y más concentrado estaba, más seguridad sentía con la clavícula, así que he intentado apretar los dientes y sacar el mejor tiempo hasta el final de la especial». Y vaya si lo ha hecho…