Lo único cierto del gobierno de Arce, es la incertidumbre

Lo más llamativo del último discurso del presidente, conmemorando la asunción al poder del pedófilo, corrupto y fraudulento jefe de partido que tiene, fue que la mención del supuesto golpe de estado ya casi no se mencionó y que la comparación de gestión con aquella de 11 meses de caos y de claustro de la población, solo le sirven para maquillar números que siguen siendo preocupante en su mediocre gestión presidencial.

Lo curioso del socialista presidente, es que utiliza términos que el 80% de la población boliviana no lo entiende, como cuando quiso rememorar lo que era la época de la República de Bolivia, que de manera maliciosa el indicaba que se trataba de un “apartheid social” que se vivió en el país.  Este término significa segregación social y de que existió en aquel entonces, es verdad. Pero también es bueno recordarle, que también existe en el Estado Plurinacional, caso contrario, no habría ciudadanos de primera, de segunda y de tercera, cuando se trata de elegir autoridades nacionales que representen a unos y a otros.  



En su teatro léxico sentimental de inclusión, dijo que la construcción del Estado Plurinacional iba más allá del reconocimiento de las naciones, de las culturas, raíces ancestrales, de idiomas, danzas, de tejidos. Una mentira tan grande, ya que, desde la plurinacionalidad, ellos le dan un discurso político a lo social y a lo intercultural, que le sirve para fantasear con su famoso lema el “Vivir Bien” y que no pasa de la construcción ideológica en el colectivo de aquellos, que viven y vivirán siempre dependiendo de la prebenda con recursos del Estado que hace la elite política del partido de gobierno y de aquellos que controlan el negocio del narco tráfico, tal como estamos siendo testigos a la fecha, observando asesinatos, extradición de narcos, denuncias de la DEA y nervios de la cúpula de gobierno intentando apartarse de la mala compañía de Evo Morales y de las 6 federaciones narco cocaleras del Chapare.

Quiso llevarnos al pasado de una manera engañosa, intentando justificar una revolución democrática plurinacional, olvidándose que quienes mencionaron por primera vez lo “PLURI” fueron los movimientistas en el gobierno de Sánchez De Lozada. Lo único que podríamos coincidir, sería, en que la memoria histórica no se debería perder, pero no una historia contada a la manera MAS conveniente.  

Lo anecdótico de la idiotez y de la canallada religiosa en este discurso de “Tilín”, es que mencionó a los masistas como impulsores de la iglesia cristiana, una iglesia que tiene más de dos mil años, que para nada utiliza ningún rito que no sea el de pedir, bendecir, agradecer y orar con “FE” a quien no vemos, pero sabemos que nos inculcó principios y valores que para nada son:  El ama llulla, ama sua ama qhella y el ultimo que dijo Choquehuanca ama Llunku.

Habló de una acumulación de luchas y de resistencia para avanzar en el Estado Plurinacional, un punto donde la duda de todos recae, en que, ¿si la acumulación de luchas se refiere a darle protección al sembradío de coca de manera libre en la zona del trópico cochabambino, o de resistencia a la DEA para que hubiera salido del país y de esa manera no se controle el narco tráfico, o se trata simplemente de aquella construcción colectiva de un NARCO ESTADO entre cocaleros, narcotraficantes, líderes políticos masistas, asambleístas, fiscales, jueces y carteles internacionales que operan libremente en el territorio nacional y que a nivel diplomático están asesorados por el Socialismo del Siglo XXI.??

Porque, a decir verdad, por si no lo nota el presidente, las determinaciones que hace su gobierno, es continuar con el colonialismo, el libre mercado, el neoliberalismo disfrazado de un socialismo corrupto.

Sigue, con la perorata de la industrialización con sustitución de importaciones, cuando lo único que demuestra su “INEFICIENTE GOBIERNO” es mostrarnos empresas estatales fallidas, sin norte y sin futuro. El mundo actual, a raíz de la pandemia, nos muestra un camino muy diferente a la visión del gobierno, ya que las empresas que no inviertan por lo menos 10% en nuevas tecnologías desaparecerán. La empresa tradicional, o sea todas las que tiene el gobierno como bandera de empleo para sus acólitos partidarios, llegó a su fin en 2020. Solo queda esperar su muerte definitiva. Con recursos limitados las empresas requieren más certidumbre y mejores inversiones.

Dijo que el país no se maneja con piloto automático, pero por lo menos se requiere de un piloto capaz que sepa evadir tormentas, cúmulos limbos que lleve al país de una manera segura para aterrizar en una pista direccionada al desarrollo y adaptada a la nueva era. Tiene que saber el piloto, como interpretar un plan de vuelo. La tecnología será clave en el gobierno, en las empresas, en el trabajo, y en los hogares. La productividad ya no dependerá de un jefe que revise, ahora una plataforma digital se encargará de medir los resultados y los tiempos eficientes. La forma de contratar personal se tiene que replantear, ya no más, con despilfarrar en sueldos elevados en empresas que solo recaudan el 6 % de su presupuesto salarial. Contratar al mejor del mundo hoy es más fácil, económico y eficiente. El presidente debe entender que hoy por hoy, lastimosamente todos somos globales.

Nos mencionó cifras respecto a la pobreza moderada y la extrema, con resultados que debería darle vergüenza hacerlos público, ya que, para reducir esta calamidad, se requiere educación y salud, temas que no mencionó para nada como solucionar la carencia existente.

Es preocupante notar que el dignatario aún no se da cuenta que la educación nunca volverá a ser igual. Para la mayoría de los países, la visión es que esta educación será presencial pero tecnológicamente adaptativa. Cada quien lo que necesita. Estudiar Offline y On-line será lo normal. Las escuelas y universidades se transformarán en un esquema híbrido para siempre. Están regresando al esquema de contratar gente muy preparada para llenar puestos importantes, pero se están aceptando candidatos sin título universitario para puestos menos importantes si tienen la experiencia necesaria. Ojo, cualquier trabajo en entidad pública, no lo van a considerar un puesto de trabajo político ni de favor…Esto es gestión y no discursos.

También asusta saber, que el sistema médico nacional no quiere implementar una medicina digital con tecnología a distancia para siempre. Una cita médica en teleconferencia se debería comenzar adaptar para que se convierta en normal. Se tiene que acabar la mercantilización de la salud de parte de las clínicas privadas y en la conciencia del profesional médico, más aún en un país tan pobre como el nuestro. Se tiene que exigir que todo centro hospitalario tiene que asumir los retos que se plantean en este camino. Los grandes hospitales públicos y privados tienen que replantear sus operaciones por las crisis económicas que han sufrido por la pandemia.

O sea, presidente, la gente quiere escuchar discursos que alienten una esperanza en esta época crítica de sanidad, de crisis financiera, de un estancamiento educativo para sus hijos. No quiere discurso con convicciones falsas que lee, no entiende de victorias contra un capitalismo ideológico que pregonan, cuando la empresa privada es la única que genera empleos estables y riqueza, no quiere saber que hable de desigualdades, cuando se ve todos los días, que los únicos que están bien y saborean el “vivir bien” son los políticos robándose la plata del pueblo en las instituciones públicas, tal como lo hizo Morales, Quintana, Romero,  Zapata, Chávez, Achacollo, Arce Catacora (Sí usted!!), Arce Huevon (Que se me fue el apellido) y muchos otros masistas. También decirles, que Añez, Murillo, López, Núñez, Costas, Sosa, Fernández Percy y Johnny, Reyes Villa, Arias y todos los políticos de mierda de la oposición, son también una manga de corruptos que disfrutan de una plata mal habida que todos conocemos y que llegó la hora de señalarlos.

Qué lindo hubiera sido si su discurso hubiera terminado diciendo “La historia reciente nos enseña que solo la conciencia, la organización, la movilización del pueblo unido en torno a un proyecto histórico es capaz de derrotar a enemigos tan poderosos como el narcotráfico, los corruptos y los delincuentes” en lugar de mencionar que quiere seguir luchando contra el capitalismo y sus operadores políticos internos.

Estos son los pequeños detalles que nos demuestra, que para nada está hecho para ser estadista y para ser reconocido como un hombre inteligente y peor sabio.

Lo único que se le puede decir es que Bolivia no se merece a un hombre tan mediocre gobernando nuestra querida nación.

Como quien dice “DIOS SALVE A BOLIVIA”

 

 

Alberto De Oliva Maya