López gestionó el ‘viaje oficial’ un día antes de volar y la FAB protege a Heredia

Solo Arturo Murillo y Fernando López conocían que ese sería el vuelo que les permitiría salir del país. Militares obedecieron el pedido del ministro de Defensa, incluso engañaron a Branko Marinkovic, que retornó a Santa Cruz de la Sierra
Ivan Alejandro Paredes

El despegue del último vuelo en Bolivia de Arturo Murillo y Fernando López fue a las 12:52 del 5 de noviembre de 2020. Los exministros de Gobierno y de Defensa, respectivamente, subieron al avión BAE–32, con matrícula FAB-046, con destino a Puerto Suárez desde el aeropuerto El Trompillo, en Santa Cruz de la Sierra. Una hora después llegaron a su destino y decidieron cruzar a Brasil. Un día antes, López había gestionado el vuelo de carácter “oficial” y nadie sabía que ese era el último día de las dos exautoridades en el país.

El exministro Branko Marinkovic acompañó a Murillo y López en el viaje. La exautoridad desconocía el propósito del viaje. Marinkovic relató que llegó a El Trompillo por invitación de López, quien le dijo que iba Puerto Suárez para una inspección a Mutún.

“Yo fui a (Puerto Suárez) por invitación del exministro (Fernando) López, quien me dijo que iba a verificar los temas de Mutún. Lo extraño era ver a Arturo Murillo en el avión. Casi no hablamos en el avión y solo me dijo (Murillo) que iba (a Puerto Suárez) para acompañar a Fernando López”, afirmó Marinkovic.

Según el “cálculo de esfuerzo para vuelo oficial de apoyo al Ministerio de Defensa”, un documento al que tuvo acceso este medio, el vuelo que llevó a los exministros a la frontera duró dos horas con 50 minutos, ida y vuelta, entre Santa Cruz de la Sierra y Puerto Suárez. El informe revela que el vuelo costó Bs 18.441 entre combustible, viáticos para cuatro tripulantes y “desgaste de material y fluidos de operación”.

La tripulación estuvo conformada por cuatro militares de la FAB: un coronel, un teniente de aviación, un suboficial y un sargento. El coronel Luis Danny Ochoa Miranda fue quien dirigió el vuelo y en esa época fungía como comandante del Grupo Aéreo Mixto. El número de la autorización es la 3595 y fue autorizado el 5 de noviembre de 2020, el mismo día del vuelo.

Viaje oficial

Según la autorización del vuelo, se hizo la gestión para que el viaje sea de carácter oficial, tomando en cuenta que López todavía fungía como ministro de Defensa. En el documento se muestra que hubo cuatro pasajeros: Murillo, López, Marinkovic y un funcionario de la cartera de Defensa.

De retorno, solo dos pasajeros volvieron a El Trompillo: Marinkovic y el funcionario público. El exministro detalló que, en Puerto Suárez, López le pidió que vaya al avión y que junto a Murillo iba a ver otros temas en la base naval de la zona. Marinkovic esperó en la aeronave y el piloto le dijo que iban a partir a la capital cruceña porque El Trompillo no tiene iluminación para operaciones nocturnas. La exautoridad, que ahora se encuentra en Brasil, dijo que llamó a Murillo y este respondió que vuelva a Santa Cruz.

La autorización del vuelo No. 90/20 fue firmada por el coronel Luis Marcelo Cervantes Tórrez y el general Marcelo Juan Heredia Cuba. El primero era jefe de la sección de operación de la FAB y, el segundo, jefe del departamento III de operaciones de la FAB. Heredia Cuba ahora es comandante general de la FAB.

Sin embargo, el general Heredia Cuba negó ayer que hubiera autorizado el vuelo que transportó a los exministros Arturo Murillo y Fernando López. El jefe militar dijo que la firma en el plan de vuelo no corresponde a su persona.

“Ante versiones de prensa y redes sociales, donde señalan que el actual comandante general de la FAB habría autorizado el vuelo No. 90/20, de fecha del 5 de noviembre de 2020, en el que se encontraban como pasajeros los señores exministros Luis Fernando López Julio y Arturo Murillo, el mencionado vuelo no fue autorizado por el señor general de división aérea Marcelo Juan Heredia Cuba”, dice parte del comunicado que emitió ayer la FAB.

El piloto del vuelo, coronel Ochoa Miranda, fue quien realizó un informe sobre el vuelo del 5 de noviembre de 2020. El documento fue enviado al coronel Pablo Rojas Parra, quien ahora es jefe del departamento III de operaciones de la FAB. El informe fue presentado el 22 de septiembre de 2021.

En el documento también se detalla de un segundo vuelo desde El Trompillo hasta el aeropuerto de Chimoré, en el trópico de Cochabamba. No se detalla los pasajeros e incluye a dos tripulantes.