Morales: La aprehensión de Dávila confirma que el narcotráfico convive en niveles del Estado

Con Dávila “es la tercera autoridad de alto rango aprehendida en estos años y ya muestra que hay involucramiento realmente de altos mandos en una actividad que es absolutamente lucrativa”, enfatizó Morales.

MD
Exjefe antidroga, Maximiliano Dávila. Foto archivo

Fuente: ANF

l investigador y activista, Manuel Morales, señaló este lunes que la detención del exjefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Maximiliano Dávila, confirma que el narcotráfico convive en niveles del Estado.



Morales, que escribió el libro “Coca MAS Cocaína”, dijo que cuando hubo la detención del general antidroga René Sanabria, en febrero de 2011, se creyó que se trataba de un caso aislado en la institución verde olivo, aunque siempre quedó la duda, pero con la aprehensión del exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz, coronel Gonzalo Medina y el exjefe de la División Propiedades de la Felcc, capitán Fernando Moreira, investigados por narcotráfico, los hechos fueron quedando más claros.

“El narcotráfico ha penetrado las instancias estatales, ya hay una convivencia en estos niveles, con autoridades, pero además hay una acción u omisión que beneficia al narcotráfico, por ejemplo, el hecho de que se sepa que una parte de la coca del Chapare se desvía a actividades ilícitas y que nadie haga nada, ya te muestra que hay una acción destinada a favorecer esta actividad”, dijo Morales a ANF.

El domingo, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, presentó al exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Maximiliano Dávila, arrestado el sábado por sus presuntos vínculos con el narcotráfico y supuesto enriquecimiento ilícito.

La orden se ejecutó el sábado por la noche en el municipio de Villazón, cuando Dávila intentaba cruzar la frontera a Argentina, según informó del Castillo.

Con Dávila “es la tercera autoridad de alto rango aprehendida en estos años y ya muestra que hay involucramiento realmente de altos mandos en una actividad que es absolutamente lucrativa”, enfatizó Morales.

El investigador dijo que un aspecto que se debe destacar de la aprehensión de Dávila es que es un general muy cercano a Evo Morales y a su entorno y eso muestra que “había todas las condiciones en el país para que estas altas autoridades se involucren” en el narcotráfico.

Para Morales existen factores que confluyen para hablar de la existencia de un narcoestado en Bolivia, donde todos y buena parte de los poderes del estado y autoridades “convergen en torno a esta actividad (del narcotráfico), puesto que no actúan como tal, sino dan protección: policías que se hacen de la vista gorda, leyes que salen para promover que esta actividad continúe”.

Citó como ejemplo la Ley 906 general de la coca que señala, según morales, “la planta de coca es originaria y ancestral ahí donde sea plantada” y no solo en Los Yungas de La Paz, de donde es originaria y es zona ancestral.

Otro ejemplo, dijo, es que hay autoridades de Gobierno que no son eficientes en el tema de la interdicción, en la erradicación, entonces “todos estos factores se conjugan, pero ahora con lo de Dávila se ve mucho más claro y esa es la diferencia con antes”.

Dávila fue denunciado en mayo de 2019 de volteo de droga y extorsión, pero la gestión de Evo Morales no realizó ninguna acción, solo lo respaldó en su cargo.

“Ese es el tema de los que están en el poder, de los jefes policiales que están con el gobierno de turno o algunos que ya están comprometidos, son denunciados y absolutamente no pasa nada, y un ejemplo es la cantidad de policías que han sido reincorporados después de que han sido denunciados o acusados de estar en actividades ilícitas”, señaló.

En ese sentido el investigador refirió que es sumamente grave la forma como muchos jueces no han logrado finalizar con una sentencia en casos de policías involucrados en el narcotráfico. Indicó que también es evidente que muchas personas siendo detenidas por delitos de narcotráfico nunca terminan condenadas.

“Se calcula que en Bolivia el 80% de las personas acusadas de narcotráfico no llega a ser sentenciada, entonces es como una actividad protegida y privilegiada desde el Estado, y esos datos los ha mencionado el mismo exzar antidroga de Bolivia, Felipe Cáceres”, señaló.