Pensiones escolares

Cada año la Asociación Nacional de Colegios Particulares “ANDECOP”, mediante negociaciones sostenidas con el Ministerio de Educación, busca el incremento en las pensiones escolares, el cual sirve “para cubrir los gastos de los colegios privados”.

Como es conocimiento de todos, desde principios del 2020 se vive la pandemia ocasionada por el Coronavirus (Covid-19), por lo que desde dicha gestión los colegios optaron nuevas modalidades de enseñanza, de la mano de la tecnología, a través de clases virtuales o a distancia, siendo ya 2 años que los niños de nuestro país no asisten con regularidad a las aulas de los establecimientos educativos, especialmente en el área urbana donde el virus de la Covid-19 causa más bajas, mientras que en el área rural las clases son presenciales o semi presenciales.

Al adoptar esa nueva modalidad los establecimientos educativos dejaron de gastar sus recursos en servicios básicos (agua y electricidad principalmente), con el razonamiento lógico de que los niños no asisten de manera presencial a clases tanto en colegios públicos como privados, por lo que no es racional que los Colegios Particulares incrementen las pensiones, por lo menos en el contexto de pandemia y educación virtual o a distancia.



Pero los intereses económicos se anteponen a la educación, por eso los dueños de Colegios Particulares miembros de ANDECOP buscan dicho incremento en las pensiones escolares de cada gestión, a pesar y en contraposición de la línea definida por el ente rector que es el Ministerio de Educación que va por la reducción de las pensiones escolares, toda vez que estos no incurren en gastos mayores en sus establecimientos educativos.

¿Sabían que los Colegios Particulares solo son alrededor de 800 en todo el país?, y que los mismos solo albergan a 332.000 estudiantes, son estos los que hacen ruido y eco en los medios de comunicación exigiendo el incremento, únicamente con el fin de generar ganancias, sin intención de velar por el derecho a la educación establecido en la Constitución Política del Estado, porque a diferencia de este sector se encuentran los establecimientos educativos fiscales y de convenio que llegan a más de 14.000 y cuando nos referimos a “establecimientos educativos” hablamos de los espacios físicos, porque en un solo establecimiento pueden existir dos o tres unidades educativas, como ejemplo pongo la escuela donde estudié de niño, que queda en la zona Villa Armonía de la ciudad de La Paz, que por la mañana es la escuela Mayor Waldo Ballivián, por la tarde es la escuela René Barrientos Ortuño y por la noche se llama simplemente Unidad Educativa Villa Armonía, aclarado ese aspecto las unidades educativas fiscales y de convenio llegan a ser más de 15.900, según datos oficiales publicados por el Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Estadística y que forman a 2.901.316 estudiantes.

Ahora que conocemos más información de educación inicial, primaria y secundarias, se puede aseverar que los Colegios Particulares (que solo son 800) buscan lucrar a pesar de la pandemia y de la difícil situación económica que muchas familias viven en el país, ¿les parece justo que ellos busquen incrementar las pensiones?, pienso que con este pequeño artículo, la respuesta es que no es justo, más aún cuando esos establecimientos no se usan y a pesar de ello siguen cobrando las pensiones con regularidad y hasta sin el descuento determinado por el Ministerio de Educación.

 

 

Ray Torricos Ballivián