Populismo cocalero en tiempos de pandemia

 

“En el juego político, gente sin principios, pero con intereses, dirige a gente sin memoria pero engolosinada y viviendo de promesas”. Pukymon



En estos últimos años, la pandemia coronavírica viene agitado los miedos y odios enterrados en las entrañas del cuerpo social y el inconsciente colectivo. Desde este espacio mental donde se alojan las obsesiones arcaicas y los miedos irracionales, estas surgen con fuerza y golpean a la población, tornándola temerosa, impresionable y por ende manipulable.

Este escenario de pandemia es un campo fértil para los masistas; sus asesores saben que las personas nos dejamos llevar por temores y odios, deseos, sentimientos, amores. Conocen muy bien que la emoción se impone a la razón y que nada ni nadie puede evitarlo; por ende manejan un discurso emocional de victimismo, racismo y odio, con el que mantienen a sus bases en apronte contra todos sus opositores.

En tiempos de conflictos de cambios sociales y de Gobiernos que no funcionan para bien y más bien sofocan y oprimen al pueblo, se genera el temor y la inseguridad por lo que buscamos esta nuestra seguridad en la familia y en el retorno a la tribu, a la manada.
Esta necesidad de sentirse parte de una manada es más fuerte que cualquier cosa, y junto con la manada se viene la horda populista la que se está virilizando en América y que como siempre lo ha hecho, destruirá a la economía y la ciudadanía de los países infectados de populismo.

Si la cosa es así, la pregunta es por qué los demócratas liberales con una propuesta viable y sostenible, no logran convencer al pueblo y pierden las elecciones, mientras el MAS con el populismo demostrado inviable y al margen del consabido fraude, las gana. Una explicación plausible sería que las promesas tienen una gran fuerza y que las ilusiones siempre prevalecen sobre la razón.

En los países poco desarrollados, el pueblo vota apostando por el populismo y el estatismo, pues creen que con este sistema vivirán bien; esperan resultados económicos mágicos y que no requieren el menor esfuerzo de su parte. Una ilusión que ya fracaso en todas partes, como lo vimos con el comunismo en la URSS y luego como siempre viene la crisis, la miseria y las muertes y vuelta a empezar. Venezuela, Cuba, Nicaragua son los ejemplos más tristes de esto, pero la gente no quiere verlo y la ilusión siempre triunfa.

El éxito electoral del MAS además de su discurso populista demagógico y de vivir bien, también tiene una propuesta económica, pues la gente tiene que comer. Es un discurso estatista y centralista  y con la promesa a sus seguidores de hacerse cargo de ellos usando los recursos del Estado que manejan a su antojo. Ofrecen además de los bonos, darles facilidades para que trabajen y ganen en la economía que conocen, la economía informal y especialmente en el circuito coca, narcotráfico, contrabando y pegas públicas. Un discurso que llega a la población que quiere creerles, pese a que por todos lados se ha mostrado que es un modelo económico y social no sostenible.

Pensamos como vivimos; recordemos que en Bolivia se tiene una economía extractivista y una población que en un ochenta por ciento vive de la economía informal.  Una población de una baja formación educativa y técnica, lo que le complica su inserción en esa economía digital y de alta tecnología que se expande por el mundo. En consecuencia la gente tiene un gran temor de enfrentarse a esta nueva economía y formas de trabajo y producción para la que sienten no estar preparados y se inclinan por el populismo y sus promesas.

Por su parte la oposición apela a la responsabilidad personal y postula que nosotros debemos hacernos cargo de nuestra vida, en una economía de mercado, con propiedad privada, integrada al mundo, competitiva, con libertad de comercio y un espacio social donde se maneja el criterio de ciudadanía y no de etnia o de tribu. Es un discurso que exige responsabilidad personal y no ofrece prebendas a la población del área de la  economía informal y baja capacitación, por lo que para convencerla se requiere de un gran trabajo en el área educativa y de formación tecnológica para esta población.

 Fuente: ovidioroca.wordpress.com