Vecinos reclaman por el caos de la Bimodal; la Alcaldía proyecta una nueva terminal

Los transeúntes creen que la nueva terminal ya no abastece y no debe estar en una zona céntrica. La gente de los alrededores asegura que se afectan el tendido eléctrico y la infraestructura de las viviendas

 

Por Alba Roca



El caos de los alrededores de la terminal Bimodal y los frecuentes accidentes tienen cansados a los vecinos que viven en esa zona, pero el municipio asegura que pronto se construirá una nueva infraestructura.

Los que viven en el barrio Ñuflo de Chávez, donde se encuentra la terminal, están molestos por el desorden con el que tienen que lidiar a diario y aseguran que llevan muchos años reclamando, pero no logran ser escuchados.

Se quejan porque las flotas, con un peso de aproximado de 180 toneladas, circulan y constantemente generan baches en las vías. A eso se suma que, por su altura, también terminan arrancando los cables del tendido eléctrico.

Los que más se quejan son quienes tienen sus viviendas cercanas al garaje de la terminal.
Mirtha Heredia vive en este sector desde hace muchos años y asegura que este problema también lo tienen otros siete barrios de los alrededores y que son parte del distrito municipal 3.

Según Heredia, uno de los mayores problemas es el daño que causan a los inmuebles las vibraciones por el paso de estos motorizados pesados.

Heredia asegura que como mínimo debe arreglar unas tres veces al año las grietas de las paredes y los daños en su techo.

A todo ello se suma el congestionamiento vehicular que se registra a diario, porque las flotas se estacionan en la calle y hacen fila para ingresar a su garaje. Allí hay una esquina de cinco calles por donde pasan micros, flotas y taxis sin tomar ninguna precaución provocando a menudo accidentes de tránsito.

Mirtha recuerda que en una oportunidad un motorizado y una flota colisionaron quedando el vehículo más pequeño entre los cables del tendido eléctrico de alta tensión. Desde entonces piden señalización o rompemuelles en el lugar, pero hasta el momento no han sido atendidos.

En los últimos días, según cuenta esta vecina, una flota terminó derribando un muro.

En otra ocasión, un bus intentó adelantar a otro y terminó arrancándole las puertas. Por eso insisten en que es urgente pintar las señalizaciones en la zona.

Como una iniciativa vecinal, los vivientes se organizaron y colocaron unos letreros. “No ingresar flotas, cables bajos”, dice uno en la avenida Juan Pablo II.

Lamentablemente, los choferes hacen caso omiso a la advertencia y por el contrario, instruyen a sus ayudantes que levanten los cables para poder pasar.

Pero eso no siempre funciona y terminan afectando el tendido eléctrico, indica Cinthia Heredia, vecina del barrio.
También los incomoda el mal el olor que desprenden en el horario de llegada de las flotas, porque las que tienen baños portátiles pasan derramando el contenido de sus contenedores y nadie les llama la atención.

El presidente de la junta vecinal, Wilson Villarroel, dice que ya enviaron cartas a las autoridades donde les hacen conocer todos estos problemas, pero nadie ha hecho nada.

 “Pedimos que no sigan botando sus desechos, que eviten armar trancaderas por todos lados, porque circulan por donde se les da la gana”, reclamó el dirigente.

Los vecinos creen que debería habilitarse el ingreso a los garajes por el lado de la feria donde habría una entrada alternativa.

Las empresas que se encargan de llevar y recibir encomiendas también se han convertido en un problema. Muchas de ellas están ubicadas en la avenida tres Pasos Al Frente y Carmelo Ortiz, entre otras calles, porque sus camiones ocupan gran parte de la vía y el caos empeora los días de feria (miércoles y viernes).

Se puede hacer un reacomodo

El director de la Terminal Bimodal, Mario Pérez, manifestó que el problema de tráfico se puede solucionar con el ordenamiento vehicular.

“Se arregla con el ordenamiento vehicular, que es menos en las avenidas de escape. Por la avenida Intermodal pasan micros, taxis y vehículos, todo eso congestiona, pero si solo quitaran los micros disminuiría (el caos)”, considera Pérez.

El administrador señala que solo “se utiliza el 20% de la capacidad de la terminal”, porque la infraestructura puede despachar 2.800 buses, si se habilitaran las 20 horas de trabajo. “Es la única terminal en el país que tiene 100 carriles de abordaje”, explicó.

Asegura que otras ciudades del mundo tienen terminales de buses dentro de la ciudad, pero la diferencia con la Bimodal, es la organización del tráfico vehicular que le impide abarcar toda su capacidad.

Respecto a las oficinas de envío de encomiendas fuera de la bimodal, explicó que esta fue pensada solamente para el transporte de pasajeros.

Sobre la habilitación de otro ingreso al garaje de la terminal, dijo que de ser necesario, se lo puede hacer.

Nuevo plan de transporte
Las secretarías de Planificación, Obras Públicas y Movilidad Urbana están trabajando en Plan Integral de Desarrollo de Tránsito y Transporte, según los responsables de estas unidades.

Adelantaron que están en la planificación del transporte de la ciudad, no solo el sistema del sistema de Bus de Tránsito Rápido (BRT), sino también del transporte pesado que son las flotas que ingresan a la ciudad .
El secretario de Obras Públicas, Sergio Luna, afirmó que la Bimodal ya está quedando pequeña para las necesidades de la población. “Según el crecimiento vehicular, o poblacional de Santa Cruz de la Sierra, tiene que cambiarse de lugar la terminal. El alcalde ya está buscando nuevos sitios para una nueva terminal a la ciudad. Este es un proyecto que está elaborando junto a las secretarías de planificación y movilidad urbana”, señaló.

“Se tiene que cambiar, ya no abastece la terminal, pero podemos dejarla como servicio interprovincial. Ahora están los técnicos haciendo el trabajo integral de planificación de la nueva terminal”, adelantó .

Por su lado, la secretaria de Innovación, Tecnología y Planificación, Andrea Daza, considera que la zona donde funciona la terminal ya no es la adecuada.

“Hay mucha densidad de tráfico en el sector, nosotros estamos reordenando todo el modelo de transporte con corredores que se van a desarrollar para este nuevo periodo de la gestión”, anunció.

“Nuestras vías no están calculadas para ese volumen que maneja este transporte pesado, por eso es necesario trasladar la terminal”, señaló Daza.

Entre los planes se tiene previsto construir un corredor Norte a Sur, que va a permitir, a través del sistema de transporte rápido, mejorar la circulación.

“Este mecanismo estará acompañado de la nueva distribución de los puntos donde se van a instalar las nuevas terminales de buses”, manifestó.

La propuesta de un corredor metropolitano también es para ordenar el tráfico del transporte pesado. También deben contemplarse las rutas departamentales y las interprovinciales.

El ordenamiento del transporte es un asunto pendiente que no ha podido ser resuelto por ninguna de las diferentes gestiones municipales, pese a que se han anunciado planes que no se han puesto en marcha o no han dado resultados.

Fuente: El Deber