Afines al MAS provocan desmanes en el penal de Miraflores ante pasividad policial y Jeanine sigue esperando para ir al hospital

Los manifestantes se identificaron como “víctimas” de Senkata y expulsaron a empujones a la hija de la expresidenta Carolina Ribera
Marco Antonio Chuquimia

Gritos, insultos y empujones, todo era válido para desalojar al grupo de apoyo que estaba al frente del penal de Miraflores en la zona del mismo nombre. Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez, fue sacada a por la fuerza del penal y los afines al Gobierno que ya habían llegado en gran cantidad empezaron a hostigarla y expulsarla del lugar.

«¡Mi madre está sola y desfalleciente, hostigada por la gobernadora del penal que impide su traslado al hospital, como ordenó el juez! Me sacaron a golpes del Penal, hordas de funcionarios nos empujan a la abogada de mi madre y a mí. ¡Maleantes!», tuiteó Ribera.

Todo eso ocurría ante la pasividad de medio centenar de policías de la UTOP que solo se puso al frente y no hizo nada contra los manifestantes que gritaban que no dejarían salir a la expresidenta, Jeanine Áñez.

Los que protestaban contra la exmandataria se identificaron como “víctimas” de Senkata y lograron destruir la carpa que habían instalado los activistas que piden la libertad de Áñez, la Policía no hizo nada para impedir los desmanes y dejó que se destruya la carpa que poco después era parte de una pira de fuego.