Argentina no tiene premura para importar electricidad de Bolivia, señala embajador Basteiro

La declaración que hizo Ariel Basteiro, embajador de la Argentina en Bolivia, fue corta y mesurada, pero dejó sentada que su país, por ahora, no tiene apuro para importar electricidad desde Bolivia, mucho más reveló que hasta ahora, transcurridos más de cinco años, la infraestructura para vincular la interconexión entre ambos países no está concluida.

Argentina no tiene premura para importar electricidad de Bolivia, señala embajador Basteiro

Fuente: https://brujuladigital.net



“No creo que sea inmediato, pero supongo que durante el 2022 se va llegar a esos niveles de infraestructura necesaria para poder estar interconectados”, afirmó el diplomático que no esgrimió mayores argumentos sobre los planes de exportación que tiene el país.

Es más, Basteiro dijo que el mercado argentino “todavía tiene posibilidades de auto abastecerse (de electricidad) pero nunca, todo depende de la producción que haya en el país, en Argentina, crezca la producción entonces quizá existe más demanda”, dijo.

Exportación de electricidad

Los planes de exportación de electricidad a la Argentina, siguen guardados en carpeta desde el año 2015.

Incluso la nueva administración declaró al proyecto de prioridad nacional hace un año, pero amén de una declaración oficial que hizo el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, no existieron mayores avances.

El proyecto aún espera decisiones de gobierno y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), frecuentemente repite que “los excedentes de generación permiten avanzar en las negociaciones para la exportación de electricidad”.

Sin embargo, cuatro años después, el 2019, el gobierno del expresidente, Evo Morales (2006-2019), anunció planes para exportar los excedentes de energía eléctrica a cuatro países de Sudamérica.

A la Argentina deberíamos haber vendido ya desde el año 2016 aproximadamente 120 MW, mientras que, a Brasil, Perú y Paraguay, estaban en marcha proyectos de estudio de pre factibilidad sobre los cuales las autoridades en el gobierno del presidente, Luis Arce, aún no informaron nada en concreto.

El gobierno habla de avances, pero no actualiza datos

La línea de transmisión para exportar electricidad a la Argentina tiene un avance del 70%, informó en 2020 ENDE Transmisión Argentina S.A.-ETASA, subsidiaria de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE Corporación).

“El avance total del proyecto de construcción de la línea es del 70%”, recalcó la compañía eléctrica nacional en una nota de prensa institucional que colgó en su portal oficial.

En la actualidad ETASA viene desplegando acciones concretas para concluir la construcción de la línea en el tramo argentino que permitirá vincular la subestación Yaguacua (ubicada en Bolivia) con la subestación Tartagal (ubicada en Argentina), para la exportación de energía eléctrica a la Argentina con una potencia estimada de 120 Mw., señaló ENDE.

ETASA, para conocimiento de la población, es una empresa con participación accionaria de ENDE Transmisión S.A. y ENDE Andina S.A.M., ambas filiales de ENDE Corporación.

ENDE está empeñado en hacer realidad el primer proyecto de interconexión internacional de Bolivia con la exportación de electricidad a la Argentina, enfatizó la compañía boliviana.

La información oficial, sin embargo, no precisa que tiempo más habrá que esperar para concretar el proyecto y mucho menos, los beneficios económicos que dejará para el Estado.

Sin embargo, ENDE informó al cierre de la Rendición Pública de Cuentas 2021, que el proyecto de exportación a la Argentina está parado debido a que, argumenta, en el periodo de transición de la expresidenta, Jeanine Añez, el emplazamiento de obras fue suspendida y por este motivo, se extraviaron, incluso, parte de las torres de alta tensión.

Línea de exportación

El proyecto de exportación de electricidad que puso en marcha el gobierno del expresidente Evo Morales (2006-2020), comprende la construcción de una la línea de transmisión denominada Juana Azurduy de Padilla, de 110 kilómetros (km), de longitud, de los cuales 40 km se hallan emplazados en territorio nacional y 70 km se encuentran en tierras argentinas, según datos oficiales recabados por Bolivia Energía Libre.

La construcción de la línea de alta tensión demandó una inversión superior a los 25 millones de dólares, y actualmente, se halla ociosa a falta de utilidad para exportar electricidad a la Argentina.

El municipio de Yacuiba, región carente hace años de provisión estable de electricidad, espera ahora contar con luz permanente con el uso de la línea de transmisión, que parte de la subestación Yaguacua, en el Departamento de Tarija, y se extiende hasta cercanías de Provincia de Tartagal en la República Argentina.

Bolivia ofertó a la Nación Rio Platense exportar 120 MW en una primera fase. La provisión de electricidad debía venir de la Planta Termoeléctrica del Sur (instalada en Yaguacua); y en una segunda fase, ENDE proyectó llevar incluso hasta 1.000 MW.

El expresidente Ejecutivo de ENDE-Corporación, Alfredo Morejón, reveló que existe en el Estado una sobreoferta de generación eléctrica que llegó a los 1.000 Megavatios (MW).

“Existe en estos momentos electricidad como para suministrar energía a otra Bolivia”, subrayó el ingeniero eléctrico.

“El exceso de energía que tiene el Sistema Eléctrico Nacional, tiene como origen a las políticas erróneas que fueron aprobadas y promovidas por el gobierno del expresidente, Evo Morales, que avaló una falsa aspiración de exportación de electricidad a países circunvecinos como la Argentina”, declaró Morejón.

BD/EMV