Cacique tacana de San Miguel: “el Gobierno quiere matar el turismo en la región”

El Gobierno boliviano no quiere apoyar al turismo por tener sus actividades extractivistas en las áreas protegidas, dijo el joven líder indígena, Hernán Nay.

 

 



Cacique tacana de San Miguel: “el Gobierno quiere matar el turismo en la región”

 

Fuente: Brújula Digital

San Miguel del Bala, San Buenaventura/ Rurrenabaque / 

A 41 kilómetros de San Buenaventura, el cacique tacana Hernán Nay, de la comunidad San Miguel del Bala, en plena Amazonía sobre el río Beni, afirma que el Gobierno “pretende matar el turismo” en esta región que colinda con el Parque Nacional Madidi, una de las zonas naturales más biodiversas del mundo, al priorizar actividades extractivistas como la minería.

“Increíblemente me atrevo a decir que a veces el Estado no quiere apoyar al turismo por tener sus actividades extractivistas en las áreas protegidas (…). El Gobierno quiere matar al turismo. Pero como le digo, tenemos la esperanza que a través de los medios de comunicación llegue a conocerse esta realidad”, afirma a Brújula Digital.

A criterio del joven líder indígena, el Gobierno desde la gestión de Evo Morales, y actualmente con Luis Arce, ha implementado políticas equivocadas que han afectado negativamente al turismo en la región amazónica, dejando al municipio de Rurrenabaque con casi nada de turismo extranjero, lo cual ha repercutido en San Miguel del Bala, comunidad que apuesta a la conservación de su biodiversidad, su cultura y gastronomía.

“Estamos preocupados por las malas decisiones políticas que tiene el Estado y una serie de imposiciones que se han venido dando en principio a los americanos, luego a los israelíes que traían mucho dinero la región, al destino y pues la verdad, tengo una conclusión clara, de que el Gobierno prácticamente quiere matar el turismo en nuestra región”,  señala.

El líder indígena señala que la exigencia de visas a los ciudadanos estadounidenses, generó un quiebre en el turismo para la región, luego el 2014 la imposición de visas a los israelitas fue otro duro golpe para la región, pues los extranjeros llegaban a la población beniana de Rurrenabaque para luego ingresar a las áreas protegidas y territorios indígenas,

“¿Nosotros los bolivianos qué problemas tenemos con los israelitas?, más bien deberíamos estar agradecidos porque vienen hasta Bolivia y gastan su dinero en turismo”, cuestiona el cacique.

Profesionalizado en Turismo, Hernán Nay de 28 años, afirma que desde niño sus padres y abuelos le enseñaron a amar la naturaleza y cuidar el río y la selva que les da de comer y vivir. Habla de la industria turística sin chimenea, multiplicadora de empleo y revitalizadora de las comunidades indígenas.

“Ahora la pandemia ha rematado al turismo, pero tengo la fe y la esperanza de que el boom del turismo va a llegar dentro de uno o dos años y puede ser mayor al de antes, pero para eso hay que trabajar y recibir a ese grupo de personas. Es tiempo de formarnos y capacitarnos para trabajar de manera sostenible”, afirma

Más realista por las condiciones actuales, Nay señala que el turista meta será el nacional. “Somos orgullosos y hay un lema, que el boliviano debería priorizar lo nuestro, tenemos una maravilla que es el Madidi, otras áreas protegidas como el Pilón Lajas”, menciona.

Sin embargo también está consciente de que el avance minero en el Madidi y Pilón Lajas, terminará por matar el poco turismo que hay.

“La verdad es que como autoridades estamos luchando por el compromiso de la comunidad, pero como usted sabe, hay estrategias y políticas del Estado que van incursionando a tratar de dividirnos en la comunidad, pero tenemos la capacidad de mantener unida a la comunidad y decir no es no, en lugar de decir si a todo”, expresa.

Experto en Derechos de Pueblos Indígenas, Nay afirma que los líderes actuales están capacitados a pararse en cualquier escenario y de defender sus derechos.

Vuelos en suspenso

El cacique de San Miguel del Bala lamenta que después de más de seis meses, los vuelos desde La Paz a Rurrenabaque y viceversa no se hayan restablecido, sabiendo que este poblado es clave para la distribución de turistas y el traslado de los ribereños.

“Rurrenabaque, hay que reconocer que es el punto de partida a los tractivos principales como las Pampas del Yacuma, Madidi, la cultura Tacana, Tsimane, Esse Ejjas, la gastronomía del lugar”, afirma.

Debido a la gran demanda turística que tuvo en sus mejores años, durante la década de los 90´ e inicios del 2000, Rurrenabaque se equipó de una gran oferta hotelera, gastronómica y de servicios, que en los últimos años fue quebrando.

“Formamos parte del Consejo Indígena del pueblo Tacana, somos 23 comunidades en su conjunto y somos una de ellas; la comunidad de San Miguel tiene alrededor de 60 familias y somos una comunidad que se considera capaz de sobresalir con actividades económicas, somos resilientes y capaces de salir de manera colectiva”, afirma el cacique.

Sin fecha de reanudación del servicio, el municipio de Rurrenabaque espera que finalmente la privada Ecojet se haga cargo de las operaciones, ante la negativa de la estatal BOA y la militar TAM. El nuevo aeropuerto se encuentra concluido según la empresa constructora, y solo falta el equipamiento.

El alcalde Elías Moreno lamenta que la estatal BOA se haya negado a cubrir la ruta. “La respuesta siempre es que BOA no va a cubrir la ruta La Paz-Rurrenabaque, Rurrenabaque-La Paz, mientras no tengamos las condiciones en el aeropuerto”, dijo a Brújula Digital.

Moreno señala que la empresa a cargo de la ampliación de la terminal aeroportuaria no ha entregado ni de manera provisional la obra. “La entrega definitiva recién será en agosto, con lo cual sería un año sin el servicio de vuelos”, dice.

De hecho se espera que sea el 7 de agosto la inauguración oficial del aeropuerto por parte del presidente Luis Arce, con lo cual Rurrenabaque cumpliría una año sin el servicio de vuelos comerciales.

Según Moreno, la única alternativa y la más cercana es la ofertada por Ecojet, que espera que sus aviones salgan de mantenimiento y pueda contar con la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (…). “Nos llevaron a un vuelo de reconocimiento y están de acuerdo con el aeropuerto, con los metros de aterrizaje, el problema es el avión”, acotó.

“BOA dice que mientras no haya condiciones no harán el vuelo y Ecojet cree que su segundo avión salga de mantenimiento y podamos contar con vuelos”, señaló.

Según el Alcalde, la empresa Ecojet no quiso dar una fecha cerrada de arranque de sus operaciones porque por cuatro veces fueron postergadas.

“Ya nos han dado cuatro fechas y no fue posible; primero, el tema administrativo para que puedan conseguir la otorgación de permisos y después los aviones entraron en mantenimiento, y luego el permiso de la DGAC que no autorizaba para ofrecer el servicio, por eso se reservan de dar fecha definitiva”, dijo.

“TAM tampoco puede venir; dice porque tiene sus aviones en mantenimiento, no hay esperanzas (…). Nos queda Ecojet nomás ya que la predisposición está dada al igual que el compromiso de la aerolínea con Rurrenabaque”, sostuvo.

Recuerda que la empresa Amaszonas, cuando estaba a cargo de empresarios bolivianos, apostó por Rurrenabaque como uno de sus principales destinos, pero después prefirió concentrar sus operaciones en el eje central y vuelos internacionales.

De contar entre 20 mil a 30 mil turistas al año, el Alcalde afirma que se volvió a “fojas cero”, es decir, al punto de reconstruir el turismo en la región.