Detección de contaminación por metano en la Tierra desde el espacio

Un estudio internacional en el que participaron investigadores del CNRS y la CEA y la compañía Kayrros ha descubierto cientos de importantes emisiones de metano relacionadas con las actividades mundiales de extracción de petróleo y gas.

El equipo de científicos ha demostrado que limitar los volúmenes liberados mitigaría los efectos climáticos y ahorraría dinero: miles de millones de dólares para los principales países productores de combustibles fósiles.



Rastreando el metano que liberan las industrias del petróleo y el gas

Un equipo de investigación internacional dirigido por el Laboratoire des Sciences du Climat et de l’Environnement, en cooperación con la firma Kayrros, han logrado una primicia mundial al completar un recuento global de las mayores emisiones de metano a la atmósfera por parte de la industria de los combustibles fósiles. Estos pueden ser accidentales o el resultado de una ventilación intencional asociada con las operaciones de mantenimiento, que representan liberaciones muy grandes.

Para obtener sus datos, los investigadores analizaron metódicamente miles de imágenes diarias generadas por el satélite Sentinel-5P de la ESA durante un período de dos años. Esto les permitió mapear 1.800 columnas de metano en todo el mundo, de las cuales 1.200 se atribuyeron a la extracción de combustibles fósiles. Consideran que el impacto de tales liberaciones en el clima es comparable al de 20 millones de vehículos en la carretera durante un año.

Uno de los tantos detonantes de la actual crisis climática en el planeta es el metano, cuyo potencial de calentamiento global aproximadamente 30 veces mayor que el CO2, durante un período de 100 años. Una cuarta parte de las emisiones generadas por la actividad industrial de este gas de efecto invernadero. se originan en la extracción mundial de carbón, petróleo y gas natural (del cual el metano es el componente principal).

Estas emisiones representan el 10% de la estimación total para la industria y los investigadores lograron demostrar que estas liberaciones masivas de metano no se localizan al azar, sino que siempre aparecen en sitios particulares de extracción de petróleo y gas. Como lo confirman las observaciones de estas liberaciones, cuyos volúmenes dependen de los protocolos de mantenimiento y la diligencia en la reparación de fugas, las reglas implementadas por los estados y las empresas juegan un papel importante.

El diagnóstico compartido confirma una idea que ya se presumía en torno a la actividad de estas industrias. No obstante, un cambio de paradigma productivo podría acarrear grandes costos, generando resistencia en los responsables. Sin embargo, al tener en cuenta los costos sociales que se desprenden de esto, relacionados con el cambio climático y la calidad del aire, así como el valor monetario del gas desperdiciado, el estudio en realidad muestra que limitarlos produciría miles de millones de dólares en ahorros netos para los países en cuestión, por los recursos paliativos de la contaminación que se ahorrarían.

Fuente: Link