Ejército israelí advierte sobre la probabilidad de un fuerte terremoto que dejará miles de muertos y heridos

Esta semana se registraron en el norte del país dos pequeños temblores de magnitud 3,5 y 3,1 grados en la escala de Richter.
Ejército israelí advierte sobre la probabilidad de un fuerte terremoto que dejará miles de muertos y heridos

Fuente: https://actualidad.rt.com

La unidad del Ejército del Comando del Frente Nacional de Israel advirtió sobre la posibilidad de un fuerte terremoto en el futuro que dejará miles de muertos y heridos, informan medios locales.

La declaración llegó en respuesta a comentarios en Facebook de personas que expresaron su preocupación ante una serie de sismos menores que se han sentido en el norte del país en los últimos meses.



Esta semana se registraron dos pequeños temblores entre el martes por la noche y el miércoles por la mañana, de magnitud 3,5 y 3,1 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro se situó a unos 14,5 kilómetros al noreste de la ciudad de Beit She’an.

«Se espera que ocurra un fuerte terremoto en el Estado de Israel, que provocará un desastre masivo con miles de muertos y heridos y una gran destrucción de edificios e infraestructura», advirtió la agencia de defensa civil. Además, agregó que «el hecho de que no ha habido un terremoto fuerte en mucho tiempo aumenta la probabilidad de que ocurra pronto».

Por su parte, Shuki Ohana, alcalde de la ciudad de Safed, al norte de Israel, hizo un llamado al Gobierno para que tome medidas y apoye a las comunidades en el fortalecimiento de las edificaciones, según el portal Arutz Sheva.

En este marco, la semana pasada, entró en funcionamiento el sistema nacional de alerta temprana de terremotos, llamado TRUAA (sonido de trompeta). La tecnología se basa en alrededor de 120 sensores, principalmente en áreas de actividad sísmica como el Mar Muerto y el Monte Carmelo, y a pesar de que no puede predecir un movimiento telúrico, puede alertar a las personas que se encuentran a una distancia considerable del epicentro tan pronto como ocurra un sismo, otorgándoles valiosos segundos para protegerse.