El ‘convoy de la libertad’ enraíza en Ottawa

Primera modificación:

En Canadá, el movimiento contra las restricciones sanitarias se expande como una mancha de aceite. El “convoy de la libertad” que iniciaron los camioneros ha ganado apoyos en varias ciudades del país. En Ottawa, los manifestantes y simpatizantes del movimiento protestaron por tercer sábado consecutivo.



Con AFP y el enviado especial de RFI a Ottawa, Pascal Guéricolas

La policía canadiense procedió el sábado a evacuar a los manifestantes apostados en el Ambassador, un puente estratégico por donde transita 25% de la mercancía entre Estados Unidos y Canadá. No obstante, se han erigido más barricadas en otros puntos fronterizos.

En este contexto, los habitantes del centro de Ottawa entraron en la tercera semana de cohabitación forzada con los camioneros y simpatizantes de este movimiento, opuestos a las medidas sanitarias impuestas por el Parlamento canadiense.

“Es horrible, nos sentimos invadidos. Mire Usted, esta gente bloquea las calles, hacen ruido, conducen de cualquier manera”, se lamenta un joven habitante del centro de la ciudad.

Un poco más lejos, una señora logró impedir que las camionetas del movimiento aparcaran frente a su iglesia. “Cuando uno camina por la acera con la mascarilla, nos gritan: “Quítese eso! Pero no les tengo miedo. Yo vivo aquí desde hace mucho tiempo”, asegura.

De su lado, Julie, en su tienda de lavado al seco, también expresó su hastío. “Muchos comercios cerraron la semana pasada. Es muy difícil llegar hasta el centro. Normalmente, por esta calle pasan los autobuses cada 5 minutos. Pero con todo esto, han tenido que desviar las líneas porque una de las vías de circulación está bloqueada. Y le dicen a la gente de no venir hasta esta zona”.

Otros habitantes de Ottawa apoyan el movimiento de los camioneros: “Creo que el clima es positivo y sin precedentes. Hemos visto familias, gente mayor, de diferentes clases sociales, todos juntos. Es magnífico”, expresó un residente.

El cierre del puente Ambassador ha causado trastornos en la industria automotriz en ambos lados de la frontera. También están bloqueados otros dos ejes fronterizos. Uno en Emerson, que conecta la provincia de Manitoba con Dakota del Norte, y otro en Alberta.

Trudeau bajo presión

El Primer ministro canadiense prometió el viernes aumentar el dispositivo policial alegando que las “fronteras no pueden permanecer cerradas” al tiempo que se declaró el estado de emergencia en Ontario.

Trudeau es el principal blanco de estas protestas, nacidas tras el descontento de los camioneros y las restricciones sanitarias para contener el covid en Canadá. Pero conforme pasaron los días, el movimiento fue ganando apoyos en otros sectores de la sociedad canadiense, descontentos por la gestión del Primer ministro.

El objetivo es desactivar «pacíficamente la situación», dijo a periodistas Jason Bellaire, de la policía de Windsor. Por el momento no hubo arrestos en el lugar.

Desde el inicio del movimiento, varias provincias del centro de Canadá han anunciado el abandono del pasaporte de vacunación y la mascarilla en las próximas semanas.

Sin embargo, las dos provincias más pobladas del país, Ontario, epicentro de la protesta, y Quebec, se han inclinado en sentido contrario.

Radio Francia Internacional