Jhoselyn vuela a Tarija, donde se reunirá con su familia

El Viceministerio de Seguros de Salud le hace seguimiento a su caso y le ha gestionado un vuelo en BOA. Seguirá su tratamiento en la capital chapaca
Tanya Imaña Serrano

Jhoselyn Pemintel finalmente se reunirá con su familia, en Tarija. La noche de este martes tomó un vuelo de BOA, que fue gestionado a través del Viceministerio de Seguros de Salud. Jhoselyn expresó su alegría: “¡Lloro de felicidad!”, dijo emocionada antes de partir al aeropuerto.

Hace nueve días su vida era diferente. Buscaba atención médica y vivía en la casa de María Eugenia Rivas, a la que había llegado en octubre pasado. Antes de eso vivía en situación de calle y con una enfermedad que le impedía respirar sin dolor.

Alejandra Hidalgo, viceministra de Seguros de Salud, informó que se inscribió a Jhoselyn al Seguro Universal de Salud (SUS) y que actualmente está con un tratamiento para la enfermedad crónica que padece; lo continuará en Tarija, donde personal de ese viceministerio hará el respectivo seguimiento.

La viceministra contó que su despacho verificó que Jhoselyn no tiene familia en Santa Cruz y que se contactó a sus parientes en Tarija. “La mamá se ha comprometido a estar acompañando el tratamiento”, mencionó la autoridad, al tiempo de indicar que una ambulancia de la Caja Nacional recogió a Jhoselyn de la vivienda de María Eugenia, y la llevó al aeropuerto Viru Viru.

María Eugenia también celebró y dijo que Dios la puso en el camino de Jhoselyn, y también a Jhoselyn en el de ella. “Gracias a Dios que podrá estar con su familia nuevamente. Nos avisaron esta tarde, ella está muy feliz”, narró emocionada.

Para la viceministra Hidalgo es importante que la población conozca que su despacho busca llegar a todos los bolivianos que necesiten atención médica, “que sepan que estaremos presentes para ellos”, puntualizó.

Jhoselyn agradeció a todos los que la ayudaron, pidió a Dios que los bendiga. Emocionada dijo que está y se siente bien; pero su emoción es tan grande, que no hay espacio para otra cosa. Subió a una ambulancia una vez más; pero esta vez la prisa fue para alcanzar el vuelo que la llevará a ver a su mamá, a quien podrá abrazar después de 15 años.