Los dedos acusadores del “evismo” apuntan a Del Castillo por el “ataque derechista» a Evo

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, está otra vez en la mira de los leales al jefe del MAS, quien ayer denunció que hay un «ala derecha» o «derechista» en el partido que dirige.

Los dedos acusadores del “evismo” apuntan a Del Castillo por el “ataque derechista" a Evo

Fuente: https://brujuladigital.net



El diputado Héctor Arce (MAS) corroboró lo expresado por Evo Morales: Hay una «ala derechista» que tiene la misión de atacar al «líder histórico indiscutible» (en términos del llamado Pacto de Unidad).

«Creo que hay algunos compañeros nuestros que se están prestando a la derecha, creo que son parte del ala derecha de nuestra organización política que están tratando de vincular a nuestra organización política, a Evo Morales y al MAS con narcotráfico» lamentó Arce, cercano al líder del partido.

«En las últimas semanas todo es contra el trópico de Cochabamba, contra el Leonardo (Loza), Andrónico (Rodríguez), contra el Evo, es decir, hay una campaña desde fuera de Bolivia, desde la derecha, por su puesto, pero también siento, no sé, si el MAS tiene ala derecha, eso estoy notando por cómo algunos compañeros nuestros están hablando, o contra el trópico o contra el Evo, no entiendo» denunció ayer el exJefe de Estado.

La aprehensión de su exjefe antidroga Maximiliano Dávila, investigado en Estados Unidos por narcotráfico, puso nervioso a Morales que denunció una persecución en su contra por parte de la DEA y pidió ayuda al gobierno de Luis Arce.

El líder del MAS expresó su temor de que le «siembren» droga para detenerlo o procesarlo por eso se atrincheró en el Chapare, en la zona del trópico de Cochabamba.

Dávila fue detenido en enero cuando pretendía salir del país por Villazón  y después fue enviado a la cárcel con detención preventiva por el delito de «enriquecimiento ilícito».

En una escueta declaración, Dávila complicó al ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo. Según dijo, con su captura el «pequeño burgués» pretende incriminar a Evo Morales en delitos de narcotráfico.

La acusación del requerido por la DEA encendió las alarmas. El senador leal al jefe del MAS, Leonardo Loza, dijo que «eso que ha expresado en los medios el coronel es muy grave. Si eso fuera cierto, ¿dónde estamos? ¿con quién estamos?».

Días después, Del Castillo fue hasta el cuartel de Morales en el trópico de Cochabamba y se reunió con él para «coordinar» la erradicación de coca en esa región, estuvo acompañado de su colega de Desarrollo Rural.

Sin embargo, aún el manto de la desconfianza no se ha disipado desde el «ala evista». «Que revise muy bien el ministro lo que se hace y lo que se dice» advirtió el diputado Héctor Arce en un mensaje claro.

Además, comunicó que en la última reunión de parlamentarios, sectores sociales y Evo Morales se decidió defender la integridad del exmandatario y líderes del Chapare porque, según dijo, la DEA impulsa un plan «desestabilizador».