Puente clandestino: Gobierno acusa a la Gobernación de cometer delitos ambientales sancionados con 10 años de cárcel

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, dijo que, si no existía la denuncia de la obra ilegal el gobernador de Santa Cruz nunca se iba a enterar.

Fuente: El Deber

El Gobierno nacional deslinda nuevamente su responsabilidad sobre la construcción del puente clandestino en el río Parapetí, en territorio de Charagua y acusó a la Gobernación de Santa Cruz de ser la única responsable del proyecto ilegal.



El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, acusó de incumplimiento de deberes y delitos ambientales al gobernador Luis Fernando Camacho y recordó que, según las normas ambientales, existe una pena de hasta 10 años de cárcel por estos delitos.

El 26 de enero, la revista Nómadas reveló la construcción ilegal de un puente de 150 metros en la comunidad indígena Cuarirenda. La obra fue construida por menonitas, para lo cual se cree que desmontó 3.000 hectáreas de bosques.

El ministro ha lanzado varios ataques a la Gobernación cruceña, eludiendo las responsabilidades de instancias nacional como el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) o la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT).

“Hay incumplimiento de deberes por parte de la Gobernación cruceña. Han violado la Ley Forestal 1700, en su artículo 42 (delitos forestales); el artículo 105 de la Ley del Medio Ambiente, que sanciona de 1 a 10 años de cárcel; y la Constitución Política del Estado en sus artículos 33 y conexos”, dijo el ministro, citado en un boletín de prensa.

Luego, en una entrevista con Bolivia TV, el canal estatal, el ministro ratificó su postura. Agregó que la Gobernación incumplió sus deberes debido a que no fiscalizó la obra ni antes ni después de su construcción. Recordó que la construcción se inició en el año 2020, durante la gestión del gobierno transitorio. «Se ha incumplido la Ley del Medio Ambiente y la Constitución”, dijo el ministro.

Además recordó que el lugar donde fue emplazada la obra ilegal es un sitio Ramsar, es decir, una zona de humedales protegidos internacionalmente por ser considerados cuna de diversidad biológica, con entornos más productivos del mundo y refugio de varias especies de flora y fauna.

“Con mucha claridad, lo tengo que decir, se enoje quien se enoje, aquí la responsabilidad es de la Gobernación cruceña, porque si no hubiera habido la denuncia, nadie se iba a enterar, y el señor Camacho iba estar de viaje en viaje, de departamento en departamento,  buscando el federalismo”, señaló.

A su vez, la Gobernación cruceña acusó a las entidades gubernamentales de ser las responsables de la construcción del puente ilegal, poniendo en peligro el Parque Nacional Kaa Iya y provocando daños en los Bañados de Isoso, un sitio Ramsar.