Relator de la ONU se reunió con Choquehuanca, Mayta y un grupo de juristas en el primer día de trabajo

Según las normas de su despacho y las características de su misión, García-Sayán no emitirá declaraciones detalladas sobre sus reuniones y se limitará a presentar un informe preliminar al concluir su visita.

Fuente: https://www.opinion.com.bo



En el primer día de su visita al país, el relator especial para la Independencia de Jueces y Abogados de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Diego García-Sayán, se reunió con altas autoridades del Estado así como un grupo de juristas independientes.

García- Sayán inició su jornada con una reunión en Cancillería con el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, y posteriormente se trasladó a la Vicepresidencia, donde conversó con el segundo mandatario, David Choquehuanca. En ambas citas estuvo presente el ministro de Justicia, Iván Lima.

En horas de la tarde, el Relator de la ONU se reunió con un grupo de juristas independientes, encabezado Juan Del Granado.

Según el exalcalde de La Paz, en la reunión se le transmitió las dificultades y «degradación» de la administración judicial en Bolivia. Además le pidió que el informe sobre su visita al país sea «objetivo».

«Hemos podido transmitirle al Relator las graves dificultades por las que está atravesando nuestras administración de justicia, con especial énfasis en la falta de independencia, en la degradación de la gestión y de la administración judicial por la inexistencia de una verdadera división de poderes y por el lamentable ejercicio autoritario, no solamente de este gobierno sino de los gobiernos anteriores desde el año 2006», dijo Del Granado en contacto con Erbol.

Según las normas de su despacho y las características de su misión, García-Sayán no emitirá declaraciones detalladas sobre sus reuniones y se limitará a presentar un informe preliminar al concluir su visita.

La visita del representante de la ONU fue gestionada por el Gobierno Nacional en el marco de su política de transparencia y apertura a diferentes actores para que aporten en el proceso de reforma del Órgano Judicial. Además, es una muestra de que no hay nada que ocultar en cuanto a la independencia de poderes, al contrario de lo que señalan algunos sectores de la oposición.