Renuncia la jefa de la policía de Londres en medio de una crisis de confianza

Primera modificación:

Cressida Dick, la jefa de la policía londinense, anunció su dimisión el jueves en un contexto de crisis de confianza y tras un informe que señala comportamientos racistas, misóginos y discriminatorios en el seno de Scotland Yard.



Los cuatro años de Cressida Dick como jefa de la Policía de Londres han estado salpicados por los escándalos de racismo, homofobia y sexismo dentro de la institución, precisamente bajo la dirección de la primera mujer al frente de Scotland Yard en sus 190 años de historia, además declarada abiertamente homosexual.

Informe de la IOPC

El momento más crítico para Dick fue tras el secuestro, violación y asesinato de Sarah Everard en marzo de 2021 en manos de un agente de policía. La vigilia y protesta contra la desprotección de las mujeres en las calles de Brixton, a la que asistió Kate Middleton, fue prohibida y terminó con violencia policial contra las mujeres que asistieron, provocando una oleada de manifestaciones.

La gota que colmó el vaso fue el resultado de una investigación interna a principio de este mes sobre las actitudes racistas y homófobas de varios agentes. La IOPC, oficina de asuntos internos de la Policía británica, revisó miles de mensajes intercambiados por policías en las redes sociales, «muchos de los cuales eran altamente sexualizados, discriminatorios o hacían referencia a la violencia». Incluían referencias directas a la violación, usaban lenguaje homófobo o racista y contenían referencias al campo de exterminio nazi de Auschwitz.

De los 14 policías incriminados, en su mayoría de la comisaría de Charing Cross, en el centro de Londres, nueve siguen de servicio. Muchos minimizaron los mensajes asegurando que eran bromas.

Pérdida de confianza

Cressida Dick afirmó en un comunicado que no tenía «más opción que la de renunciar», después que el alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, afirmara que ya no tenía confianza en la funcionaria. «Está claro que el alcalde ya no confía en mi liderazgo para continuar», dijo, y añadió que seguiría en su puesto hasta que se nombrara un sucesor.

La Policía londinense también ha sido objeto de duras críticas por no haber investigado las fiestas en Downing Street y en los círculos de poder a pesar de las restricciones sanitarias, un escándalo que amenaza la supervivencia política del primer ministro Boris Johnson. La investigación, que Dick finalmente ordenó, sigue su curso.

Desde su llegada a la jefatura de la policía londinense, Cressida Dick tuvo que hacer frente a una serie de atentados yihadistas en 2017, al mortífero incendio de la Torre Grenfell (71 muertos), así como a «manifestaciones difíciles», «la pandemia» y «el asesinato de agentes en servicio», recordó. «Estoy increíblemente orgullosa de mi equipo y de todo lo que han conseguido», aseguró.

Con la AFP

Radio Francia Internacional