Anonymous afirma que hackeó el Banco Central de Rusia y que en 48 horas publicará 35 mil archivos secretos

El colectivo de piratas informáticos también advirtió a las empresas occidentales que no han salido de Rusia que tienen dos días para abandonar el país antes de convertirse en sus siguientes blancos

Anonymous ataca sitios web rusos. (foto: InfoChanel)

Fuente: Infobae

El colectivo internacional de hackers informáticos “Anonymous” afirmó haberse infiltrado en el Banco Central de Rusia y está amenazando con liberar 35.000 archivos que incluyen “acuerdos secretos” en las próximas 48 horas.

El Banco Central Ruso es responsable de proteger y garantizar la seguridad del rublo, moneda cuyo valor se ha desplomado desde que comenzó la invasión de Ucrania el mes pasado.



Por medio de una de sus cuentas de Twitter el grupo de piratas informáticos reveló su más reciente hazaña, aunque dieron detalles limitados sobre el hecho.

La publicación consiste en una imagen donde muestran la clásica máscara de Guy Fawkes que se ha convertido en el ícono del hacktivismo y un mensaje en el que se lee: “Ultima hora: El colectivo #Anonymous ha pirateado el Banco Central de Rusia. Se liberarán más de 35.000 archivos en 48 horas con acuerdos secretos. #OpRusia”.

El ataque ocurre en medio de la incertidumbre y especulación sobre el futuro de la actual directora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, la cual recientemente subió un extraño video en el que reconoce que la economía rusa estaba en una situación “extrema”.

“A todos nos hubiera gustado mucho que esto no hubiera ocurrido”, dijo Nabiullina en su publicación.

Pero Vladimir Putin pidió esta semana al parlamento que la nominara para otro mandato, aparentemente desbaratando los rumores de que podría renunciar en protesta por la guerra.

A principios de esta semana, Anonymous advirtió a las empresas occidentales que continúan operando en Rusia que deben retirarse o correr el riesgo de enfrentar ataques cibernéticos a la luz de la invasión de Ucrania.

El colectivo es responsable de varios ataques a medios de comunicación y sitios web gubernamentales controlados por el estado ruso en los que intercambió a la fuerza la programación dirigida por el Kremlin por videos del derramamiento de sangre sobre el terreno en Ucrania y declaraciones contra la guerra.

La publicación en la que Anonymous anuncia su ataque al Banco Central de Rusia.

Anonymous también ha llevado a cabo redadas cibernéticas en organizaciones como el regulador de medios ruso Roskomnadzor y el servicio de inteligencia y seguridad ruso FSB, filtrando miles de documentos clasificados para exponer los detalles de los planes de Putin para conquistar Ucrania y socavar la campaña de propaganda interna del Kremlin.

Pero ahora, los hacktivistas están dirigiendo su atención a las grandes corporaciones que aún no han suspendido sus operaciones en Rusia en medio de la guerra.

La cuenta oficial de Twitter de Anonymous publicó ayer que las empresas tenían 48 horas para ‘retirarse’ de Rusia o enfrentarse a convertirse en blanco de nuevos ataques.

La misma cuenta declaró el jueves que su campaña cibernética #OpRussia estaba “lanzando ataques sin precedentes” en los sitios web del gobierno ruso y duplicaría la capacidad de sus ataques.

“Hacemos un llamado a todas las empresas que continúan operando en Rusia pagando impuestos al presupuesto del régimen criminal del Kremlin: ¡Retírense de Rusia!’”, escribieron a manera de “comunicado de prensa” donde culminaron con un ultimátum.

El anuncio estuvo acompañado por una imagen que mostraba una variedad de logotipos de empresas que van desde la corporación de servicios de campos petroleros Halliburton hasta el servicio de computación en la nube Citrix.

Los hackers también atacaron varios sitios oficiales del Gobierno ruso.

Tanto Halliburton como Citrix ya habían anunciado antes del tuit de Anonymous que habían suspendido sus operaciones en Rusia, sumándose a una larga lista de corporaciones multinacionales como McDonalds e IKEA que han dejado de ofrecer sus servicios.

Sin embargo, el gigante de la alimentación Nestlé ha duplicado sus operaciones en Rusia y ha anunciado que seguirá vendiendo productos allí a pesar de ser uno de los principales objetivos de las protestas contra la guerra.

La compañía de alimentos y bebidas más grande del mundo fue llamada ayer por el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, quien instó al gigante suizo a cesar sus operaciones en Rusia.

Destacó a Nestlé y su eslogan ‘buena comida, buena vida’.

“Los negocios funcionan en Rusia a pesar de que nuestros niños están muriendo y nuestras ciudades están siendo destruidas”, dijo.

Pero la compañía argumentó que no estaba obteniendo ganancias de sus operaciones en Rusia y que solo estaba entregando “productos esenciales” allí mientras continuaba distribuyendo alimentos en algunas de las ciudades ucranianas más afectadas.

Aunque la promesa de Anonymous de castigar a las empresas que operan en la región ha sido ampliamente elogiada en las redes sociales, algunos expertos en seguridad cibernética han expresado su preocupación por elogiar la labor de hackers informáticos quienes regularmente operan fuera de ley.

Uno de sus ataques previos consistió en hackear cientos de impresoras para divulgar información sobre la guerra en Ucrania e instrucciones para vencer la censura del internet en Rusia.

Otros han expresado su preocupación de que las decisiones de las multinacionales de suspender sus operaciones en Rusia solo servirán para castigar a millones de rusos inocentes cuyos medios de vida se verán afectados.

El 15 de marzo, Anonymous derribó varios sitios web estatales rusos, incluido el del servicio de inteligencia y seguridad de Rusia (FSB).

Usando el término militar ‘Tango down’ en relación con los sitios web que habían comprometido con éxito, la organización anunció a través de las redes sociales que habían pirateado los sitios web de Moscow.ru, el Centro de Análisis del Gobierno de la Federación Rusa y el Ministerio de Deportes de la Federación Rusa y el FSB.

Anonymous también filtró correspondencia privada entre Vladimir Putin y el ministro de defensa ruso, Sergei Shoigu, en la que se esbozaron planes para talar bosques ucranianos.

La carta publicada por Anonymous en Twitter supuestamente es del ministro Shoigu y dice: “Estimado Vladimir… Con el fin de crear fortificaciones para proporcionar formaciones, las unidades militares de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa involucradas en una operación militar especial, la tala es requerida en terrenos de defensa y otras categorías, seguido por el uso de la madera resultante por las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa”.

La misiva agregaba que los fondos se utilizarán “en interés de la defensa”.

A principios de este mes, Anonymous afirmó haber pirateado la agencia de censura de medios de Rusia y publicado 340.000 archivos de la agencia federal Roskomnadzor, robando documentos clasificados que luego pasaron a la organización de transparencia Distributed Denial of Secrets (DDoSecrets), que los publicó en línea.

El tesoro de 820 gigabytes de correos electrónicos y archivos adjuntos mostró cómo el Kremlin está censurando cualquier cosa que se refiera a su brutal invasión a Ucrania, que Moscú llama en cambio una “operación militar especial”.

La líder y cofundadora de DDoSecrets es Emma Best, una filtradora con sede en EE.UU. que anteriormente se ha centrado en las agencias gubernamentales rusas y las fuerzas policiales de EE.UU. a raíz de las protestas de George Floyd.

Anonymous compartió una correspondencia entre Putin y un general ruso para talar árboles en Ucrania.

El último supuesto ciberataque de Anonymous en Rusia ha tenido como objetivo las imprentas.

Un miembro del colectivo cuyo identificador de Twitter es DepaixPorteur anunció el domingo por la noche: ‘Actualmente estamos lanzando un ataque contra 156 impresoras rusas hasta ahora’.

El usuario afirmó que Anonymous estaba pirateando impresoras rusas no seguras en varias redes e imprimiendo documentos estampados con mensajes contra la guerra e instrucciones sobre cómo descargar e instalar Tor, un software de navegación anónimo de código abierto, para ayudar a los rusos a evadir a los censores de medios del Kremlin.