Cadex denuncia que decreto 4680 afecta también a derivados de maíz, sorgo y azúcar

Fuente: El Deber

A través de una nota, la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex) denunció que, el decreto 4680 promulgado el 9 de marzo, afecta no solo a las exportaciones de maíz, sorgo y azúcar, sino también a sus derivados. Su presidente, Oswaldo Barriga, dijo que en este momento Bolivia necesita exportar y requiere atraer inversores.

“Hay dos cosas que Bolivia debe y puede hacer en esta coyuntura de crisis mundial: exportar alimentos y promover inversiones. Bolivia, como importante productor de alimentos cada más requeridos por el mundo, debe realizar un esfuerzo coordinado entre sector público y privado, el mismo debe estar orientado a promover y facilitar los procesos de exportación de alimentos”, dijo en una nota de prensa.



El decreto 4680 establece la emisión de un “certificado de abastecimiento interno y precio justo” para todas las personas o empresas que quieran exportar tres productos: maíz, sorgo y azúcar. Ese decreto contempla también un anexo donde está la lista de los productos que requieren de ese “certificado”.

En el caso del maíz figuran también el maíz para siembra, maíz duro (Zea mays convar, Vulgaris, Zea mays var, Indurata y demás variedades y convariedades), finalmente también está el maíz amarillo.

En el caso del sorgo, la lista es más extensa, figuran el sorgo de grano (granífero), sorgo para siembra, harina de cereales, excepto de trigo o de morcajo (tranquillón), harina de maíz, grañones, sémola y «pellets», de cereales y grañones y sémola de maíz.

En cuanto a azúcar los productos que requieren el certificado son: azúcar de caña o de remolacha y sacarosa químicamente pura, en estado sólido, azúcar en bruto sin adición de aromatizante ni colorante, los demás azúcares de caña, también señala el anexo del decreto.

Según Cadex las exportaciones y las inversiones aseguran dos indicadores vitales para la recuperación económica del país: la necesaria provisión de divisas que requiere el Estado para cubrir las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania y sobre todo, reactivar el empleo formal, afirma el boletín.

“Desde el mes de diciembre estamos esperando que se habiliten nuevamente los cupos de exportación de carne. Ya prácticamente van a pasar tres meses y el Gobierno no determinó los nuevos cupos. Eso nos puede cerrar el mercado que se abrió con China y otros países de la región», señaló Barriga.