Canadá planea comprar 88 aviones de combate F-35 a firma de EE.UU.

«Debemos asegurarnos que nuestra próxima flota de jets de combate sea flexible, ágil y apta para enfrentar un amplio espectro de amenazas», dijo la ministra de Defensa, Anita Anand.

    

Betankung eines US Air Force F-35 Lightning II Kampfjets

Fuente: DW



Canadá anunció el lunes (28.03.2022) el inicio de negociaciones con el fabricante aeronáutico estadounidense Lockheed Martin para la adquisición de 88 aviones de combate de quinta generación F-35, que reemplazarán su flota de CF-18.

El Ministerio de Defensa dijo que la compra de las 88 unidades del F-35, considerado el cazabombardero polivalente furtivo más avanzado del mundo, costará 19.000 millones de dólares canadienses (unos 15.150 millones de dólares estadounidenses) aunque el coste final puede variar.

La decisión, anunciada por las ministras de Defensa, Anita Anand, y de Servicios Públicos, Filomena Tassi, supone romper con una de las primeras promesas del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, al llegar al poder en 2015, cuando se comprometió a no adquirir el F-35 para la Fuerza Aérea de Canadá.

En 2010, el anterior gobierno del conservador Stephen Harper decidió adquirir 65 unidades del F-35. En 2015, con la llegada al poder del Partido Liberal, Trudeau canceló la compra, se comprometió a no adquirir nunca F-35 e inició en 2019 un concurso público para reemplazar la flota de McDonnell Douglas CF-18.

Tras el inicio del concurso, Airbus y Dassault, fabricantes de los aviones Eurofigther y Rafale, se retiraron y acusaron a Canadá de favorecer a Lockheed Martin y Boeing, fabricante del CF-18.

Ahora, el gobierno de Trudeau ha decidido que el mejor candidato para reemplazar el CF-18 es el F-35 por lo que iniciará conversaciones con Lockheed Martin para la compra de unidades.

Si las negociaciones no fructifican, Canadá iniciaría conversaciones con la sueca Saab, cuyo avión Gripen ha sido elegido por Ottawa como la segunda mejor opción para reemplazar los CF-18.

Canadá también afirmó que la compra de los nuevos aviones de combate es «esencial» para su protección y «mejorar» la soberanía canadiense sobre las regiones árticas, donde Rusia ha estado incrementado su presencia en los últimos años.

gs (efe, afp)