Caso Cotas: Uribe fue sobreseído del proceso; la auditoría dice que tiene responsabilidad

El expresidente de Cotas dice que la auditoría es sesgada e incompleta y que “pasar por la institución fue la peor experiencia de su vida”. Alega que es inocente y otros involucrados cuestionan que fuera apartado del caso

El expresidente de Cotas se declaró víctima de extorsión/Foto: EL DEBER
El expresidente de Cotas se declaró víctima de extorsión/Foto: EL DEBER

Fuente: El Deber

Como la peor experiencia de su vida. Así resume Iván Uribe su paso como presidente de la Cooperativa de Telecomunicaciones Santa Cruz (Cotas). El hombre que dirigió los hilos de la operadora fue uno de los ejecutivos involucrados en el millonario robo que sufrió la entidad, que de acuerdo a una auditoría de dos gestiones (2017-2018) externa llegó a los $us 14,5 millones. Si bien este peritaje encontró indicios penales en su contra, fue sobreseído del proceso penal que sigue el Ministerio Público.
“Estoy fuera de esto (el proceso). Demostré mi inocencia. No tengo nada que ver”, dijo Uribe cuando fue consultado sobre el tema.

Siguiendo con su descargo, sostuvo que en 2021 fue sobreseído (liberado) del proceso. Y es más, aseguró que “pasar por Cotas fue lo peor que le pudo haber ocurrido”. Una auditoría a la que tuvo acceso EL DEBER encontró responsabilidad penal contra él y otros 10 exejecutivos y altos mandos de Cotas.
El informe que fue presentado por la empresa Asimco SRL sostiene que “las acciones irregulares de los funcionarios y exfuncionarios de Cotas que participaron en las operaciones y del presidente y tesorero del Consejo de Administración, así como el gerente general – que suscribieron cheques dando curso a los pagos irregulares- también fueron causantes del daño económico” en la entidad.
Para Uribe esta auditoría es “sesgada y parcial”. Es más, dijo que fue en su gestión cuando se descubrió el millonario desfalco.



Respuesta de Cotas

EL DEBER consultó a Cotas sobre si realizaría o realizó alguna acción penal contra Uribe y los funcionarios señalados en la auditoría externa.
La respuesta de la cooperativa fue que “de acuerdo a normas procedimentales en materia penal, una vez se abre la competencia del Ministerio Público, es esa entidad -a través de sus representantes (fiscales)- quien determina quiénes son responsables penalmente por los hechos denunciados.
“No es requisito la existencia previa de auditorías contables, pues la participación criminal la determina el Ministerio Público. Sin embargo, esas auditorías podrán servir en la fase de reparación de daños civiles, para demostrar la cuantificación de los daños ocasionados”, señala la cooperativa.

La operadora agregó que tiene un proceso penal abierto y “consecuentemente no es posible abrir otro proceso distinto por los mismos hechos porque está prohibido constitucionalmente”.
“Ni siquiera la posibilidad de modificar la calificación penal y encausar un nuevo proceso por delitos de acción privada, en los que sí Cotas podía haber tenido la dirección y disposición del proceso”, dijo la cooperativa.
Por último, sostuvo que “el proceso penal sigue su curso, al momento se espera el sorteo de Juez de Sentencia para ingresar en la fase del juicio oral donde se dictará sentencia”.

Cuestionamientos

Jimmy Montaño, abogado de Hubert Gil, exdirector de Marketing de Cotas y uno de los acusados de este proceso, cuestionó que Uribe haya sido apartado del caso.
Las investigaciones, según Montaño, apuntan a que el expresidente tenía un alto grado de responsabilidad en este hecho.
“Es tan bochornoso el caso que el presidente terminó sobreseído y Cotas no ha impugnado. Él estuvo acusado, anularon la acusación y lo sobreseyeron”, dijo.

Montaño señaló que en la gestión de Uribe se realizaron maniobras para que su defendido cargue con toda la responsabilidad. Es más, afirmó que quisieron obligarlo a firmar un documento donde él asumía la autoría total del hecho sin la presencia de un abogado.
Señaló que su cliente siempre estuvo dispuesto a reparar el daño dentro de sus posibilidades, pero “esto no se consolidó” porque los directivos no quisieron.
“Hay otros niveles gerenciales que tienen mayores responsabilidades. Todo este desfalco fue de conocimiento del directorio y nunca el Comité de Vigilancia ejerció su rol. No es responsabilidad exclusiva de Hubert Gil. Él tenía un cargo medio, $us 14.5 millones no pueden ocultarse”, dijo el jurista.

En la actualidad, Gil se encuentra con detención preventiva y tiene sus bienes anotados.

Liliana Áñez, abogada de Widen Vaca, representante legal de Media Market, reveló que su defendido es la única persona que cuenta con detención preventiva.
“Todos los implicados tienen medidas sustitutivas, menos mi cliente, que está acusado de encubrimiento”, observó Áñez.
Y al igual que Montaño, cuestionó que se haya sobreseído al expresidente de Cotas. Sostuvo que la Fiscalía puso obstáculos para que su defendido no goce de medidas sustitutivas. Actualmente, Cotas tiene problemas económicos, el sindicato sostiene que derivan de este robo, pero la cooperativa lo atribuye a la crisis por la pandemia.

Fuente: El Deber