César Farías: «Ya no sigan pegándole a su selección, es mi responsabilidad y punto»

El DT de Bolivia asumió toda la responsabilidad por la derrota ante Brasil y por el fracaso de la selección en las eliminatorias al Mundial Catar 2022
Rainer Duranimg

César Farías dirigió su último partido a la selección boliviana ante Brasil, la noche del martes en el estadio Hernando Siles de La Paz, y fue con derrota por 0-4. El cotejo correspondió a la fecha 18 de las eliminatorias al Mundial Catar 2022.

El venezolano, al final del partido, en la rueda de prensa, fue consultado del por qué Brasil fue tan superior a Bolivia en este partido y optó por no hacer un análisis y se limitó a asumir toda la responsabilidad.

“Ya no sigan pegándole a su selección, es mi responsabilidad y punto. Si usted como periodista no conoce las diferencias que hay es un problema suyo, pero yo no voy a venir a hablar nunca mal de un jugador boliviano ni de la selección boliviana, porque además creo en ellos y voy a seguir siendo un creyente, entonces yo lo respeto, respeto su óptica, su consideración, pero no me van a sacar una palabra para que yo proteja mi prestigio cayéndole encima a los jugadores, no existe eso, yo soy el total responsable”, dijo Farías.

Reconoció que siempre es difícil asumir una derrota como la que sufrió la Verde ante Brasil, por goleada y jugando en casa.

“Siempre perder es duro, obviamente… Cuando nosotros veníamos acá sabíamos a dónde estábamos llegando, tomamos las decisiones de creer y valorar a estos jóvenes, una creencia que necesita tiempo y espacio en unos jugadores que tienen condiciones para lograr cosas a futuro y que ellos hoy tienen que llevar un trago amargo, pero son partido que los tienen que valorar porque los países que necesitan desarrollar su fútbol tienen que aprovechar los partidos con Brasil, con Argentina, el que se presentó con Colombia de visitante, porque los jugadores de ellos juegan normalmente a estos niveles, los nuestros tienen que aprovechar muchísimo esto”, añadió el entrenador.

César Farías reveló que era consciente del riesgo que corría la selección boliviana de perder en casa ante Brasil, un equipo que aseguró el primer puesto de las eliminatorias pese a que le queda un partido reprogramado con Argentina.

“Nosotros queríamos que (los jugadores) lo aprovecharan, sabíamos del riesgo de perder, Brasil fue muy efectivo, nosotros generamos y no concretamos. Además de eso no tengo ningún reclamo para nuestros jugadores que se dieron por entero”, expresó.

Tras su último partido al frente de la Verde, el venezolano trató de hacer emotiva su despedida, en la rueda de prensa que duró alrededor de seis minutos.

“Agradecer a la inmensa mayoría de las personas que apoyaron a su selección, eso es bonito, cuidar su selección, valorarla, proteger a sus talentos y ojalá que lo poquito que se pueda dejar lo aprovechen porque sigo creyendo en el jugador boliviano, sigo creyendo en este país y ahora no me toca otra cosa que cerrar este ciclo y agradecer a todo el mundo futbolístico de este país”, manifestó.

Farías dijo que a partir de ahora la selección boliviana va a tener un hincha más y que nunca criticará al fútbol boliviano ni a sus protagonistas.

“Desearle lo mejor a futuro (a la Verde), van a tener un torcedor más a la distancia en silencio y jamás, como lo hice con Venezuela, me escucharan criticando al futbol de este hermoso país, a sus entrenadores y a sus dirigentes”, enfatizó.

Dirigió los 18 partidos que Bolivia jugó en estas eliminatorias, en las que logró cuatro victorias, tres empates y 11 derrotas. Sus dirigidos marcaron 23 goles y recibieron 42. Con 15 puntos, la Verde terminó en el penúltimo lugar de la tabla de posiciones.

“Para aguantar una eliminatoria completa hay que estar bien y saber hacia dónde se apunta, hay que tener el trabajo, la experiencia, hay que saber soportar y tener la tranquilidad de sentirse bien con uno mismo. Lo que le deseo (a la selección) es el mejor de los futuros y ojalá pueda enorgullecerme de ver a muchos de estos jugadores en un Mundial futuramente”, afirmó Farías.