CIDH hará seguimiento del informe del GIEI y las víctimas se quejan

El organismo internacional se hará cargo del seguimiento de las recomendaciones. En Bolivia los afectados no están conformes.

 

 

Fuente: El Deber
Karem Mendoza
 

Las víctimas de los hechos de Senkata y Sacaba se sienten abandonadas por el Gobierno y protestan porque creen que fueron usadas. Mientras, el Ejecutivo firmó ayer un acuerdo que permitirá un despliegue de la CIDH para acompañar el cumplimiento de las recomendaciones del informe elaborado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y que, a su vez, se preste apoyo a las asociaciones de las víctimas de 2019.

A su vez, Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez (presa hace más de un año por los hechos de 2019) pidió “encarecidamente” una reunión con la comisión de la CIDH para exponer las condiciones del proceso y “persecución política” contra su madre.

David Inca Apaza, representante de la Asamblea de Derechos Humanos de El Alto resaltó que el impulso de un juicio contra Añez es netamente político ya que estancó el proceso contra quienes dispararon y mataron a las víctimas.

“El problema lo han creado ellos (el Gobierno) y las investigaciones están en statu quo”. Manifestó que a la fecha no hubo un contacto directo entre el Gobierno y las víctimas como recomienda con el GIEI.

“Si nosotros entramos en huelga recién aparecen” Hay una burla de parte del Gobierno. Tampoco cumplieron el informe previo a la conformación del GIEI, sólo con una de las 16 recomendaciones que hicieron”, manifestó el dirigente.

Mañana se reunirán en Senkata todas las víctimas con representantes de la CIDH para recibir de manera oficial al GIEI e Inca adelantó que aprovecharán en pedirán una reunión para realizar estas quejas.

Reparaciones, investigaciones y cuestiones estructurales son los tres ejes temáticos del seguimiento que debe aplicar Bolivia respecto de las recomendaciones del GIEI sobre los sucesos de 2019.

El Gobierno, representado por el canciller Rogelio Mayta y la secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tania Reneaum, fueron los encargados de suscribir el convenio entre el organismo internacional y el Estado boliviano.

“Esta mesa se construye tras meses de diálogo entre la CIDH y el Estado (boliviano), donde tuvimos la oportunidad de trabajar en conjunto un acuerdo que recoge las preocupaciones de las víctimas y toma en cuenta retos, desafíos y fortalezas del Estado Plurinacional de Bolivia para el cumplimiento de las recomendaciones que en su momento formuló el GIEI-Bolivia”, resaltó Reneaum.

Este plan de trabajo con Bolivia permitirá un acompañamiento del cumplimiento de las recomendaciones y que se dé apoyo a las víctimas del 2019, para que participen de forma activa en el proceso.

El informe final del GIEI – Bolivia sobre la vulneración de derechos humanos ocurridos entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2019 estableció 36 recomendaciones para el Estado boliviano, la sociedad civil boliviana y la CIDH.

Según Reneaum, este plan de trabajo puede fortalecerse y enriquecerse con las experiencias del pasar del tiempo y apertura para retomar propuestas de la sociedad civil y de cualquier ente interesado en colaborar con estos propósitos. Sin embargo, ya tiene observaciones de los principales afectados.

Hechos

Reneaum

La secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tania Reneaum Panszi, llegó al país para activar el seguimiento de las recomendaciones que hizo el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre la crisis política de 2019.

Objetivo

El objetivo de la llegada de la secretaria ejecutiva y el comisionado Joel Hernández es instalar la Mesa de Seguimiento a la Implementación de las Recomendaciones del GIEI-Bolivia (MESEG).