Cinco marchas y bloqueos de protesta paralizaron toda actividad en el centro de La Paz

Fuente: El Deber

Trabajadores de salud, transportistas de combustibles, médicos naturistas, propietarios de vehículos chutos y gremiales fueron los cinco sectores que paralizaron el centro de la ciudad de La Paz este lunes. El tráfico fue paralizado por los marchistas que tenían distintas demandas.

Todos los centros de salud dependientes de la Caja Nacional de Salud (CNS) acataron un paro de brazos caídos y no hubo atención a los pacientes, salvo los casos de emergencia. Los trabajadores paralizaron labores demandando la destitución inmediata de su gerente, Herland Tejerina Silva, a quien acusan de corrupción en la compra de medicamentos.

Asimismo, exigieron la convocatoria a un ampliado de emergencia para plantear esta demanda a nivel nacional. En todos los hospitales que dependen de esta entidad no hubo atención.



El segundo grupo, los propietarios y choferes de cisternas que prestan servicio de transporte a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) también salieron a protestar. Paralizaron el centro paceño con sus motorizados de alto tonelaje para protestar contra el proceso 5276/2022, que realizó los contratos anuales para el transporte de hidrocarburos, principalmente diésel y gasolina.

Ellos manifiestan que se habían organizado en asociaciones pequeñas para poder participar en la adjudicación de estos contratos, pero con la nueva resolución de YPFB quedaron excluidos. Denuncian que la estatal petrolera firmó contratos con grandes empresas de transporte y dejó sin fuentes de trabajo a más de mil agremiados.

Ahora ellos buscan la readecuación de esos contratos y formar parte, de nuevo, de la distribución de carburantes. Dijeron que para esta protesta llegaron 30 camiones pesados y que las pequeñas asociaciones suman más de 600 que pueden salir a protestar.

El tercer grupo estaba conformado por los médicos naturistas. Los homeópatas bloquearon el Ministerio de Salud pidiendo dos cosas: la reposición del Viceministerio de Medicina Tradicional y la destitución de la actual directora de medicina tradicional, a quien acusaron de negligencia en el cargo.

Los propietarios de vehículos indocumentados o “chutos” fueron el cuarto grupo y marcharon desde la Ceja de El Alto hacia el centro de La Paz a donde arribaron al mediodía, cuando ya todo el centro estaba bloqueado por otros sectores.

Este grupo aumentó demandas a su pliego petitorio. Ahora exige la aprobación de una ley que legalice el lote de unos 200.000 vehículos indocumentados que, según sus cálculos, circulan en el país. Los diputados del MAS afirmaron que es una ilegalidad la propuesta y ratificaron que es imposible atender la demanda.

Finalmente, un grupo de gremiales de la comercial zona Uyustus también tomó las calles del centro de La Paz para protestar por un supuesto contrato incumplido para proveerles de un gigantesco centro comercial. Las autoridades ediles manifestaron que se trata de un conflicto entre privados.

Los cinco grupos se apostaron de tal modo que impidieron el paso de vehículos y los ciudadanos tuvieron que trajinar por todo el centro a pie. No hubo forma de normalizar las labores y los transportistas de las gigantescas cisternas amenazaron con bloquear todo el país con sus asociados.