Colombia: Por primera vez en la historia del país, la izquierda entra a jugar un papel representativo en el Congreso

Un análisis tras el empujón dado por las votaciones de Gustavo Petro y Francia Márquez. El Pacto Histórico se logró consolidar como una de las fuerzas políticas con mejor representación

Francia Márquez y Gustavo Petro – Pacto Histórico

Fuente: Infobae

Por primera vez en la historia electoral del país, el Pacto Histórico, partido de orientación izquierda, se situó con 16 curules junto a los tradicionales partidos conservador con 16 y la bancada liberal con 15, como las mayores bancadas dentro del Senado del país.

De igual manera, como un hecho inédito se ubicó por delante de las fuerzas alternativas como la Coalición Centro Esperanza, que incluye partidos como la Alianza Verde con 14 curules, y de manera más sorprendente aún, una fuerza de izquierda quedó por delante del otrora omnipresente partido Centro Democrático, que se quedó finalmente con 13 escaños. Un golpe muy fuerte para un partido que se ha visto menguado en los últimos resultados de los comicios electorales.



De igual manera, en la Cámara de Representantes, el Pacto Histórico se ubicó como la segunda bancada más grande detrás del partido liberal con 25 escaños, los mismos obtenidos por el Partido Conservador.

¿Una nueva reconfiguración de las fuerzas en el legislativo del país?

La irrupción de la izquierda como actor importante dentro del tránsito de las iniciativas legislativas del país, dará una nueva orientación y abrirá la puerta a que la negociación dentro de las distintas bancadas sea la norma dentro de los próximos cuatro años.

Al no haber logrado una mayoría definitiva y absoluta, ninguno de los partidos políticos presentes en el Congreso está en capacidad de ser una fuerza definitiva y definitoria dentro de la gestión legislativa. Entonces, la negociación y las alianzas entrarán a ser parte fundamental dentro del transcurrir de las legislaturas en los próximos años, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Pero es interesante ver cómo los partidos tradicionales, Liberal y Conservador, no se vieron tan golpeados como el Centro Democrático. Al contrario, se mostraron fortalecidos y lograron una cantidad significativa, aunque no definitoria de escaños. Lo cual, los convierte en actores fundamentales para los próximos años y dejará ver la capacidad de negociación del Pacto Histórico para lograr alianzas que aseguren el tránsito de sus iniciativas en el próximo cuatrienio.

El Centro Democrático: ¿El ocaso del gigante?

Tal vez, el hecho que más llamó la atención, aparte del logro del Pacto Histórico, fueron los resultados mostrados por el anteriormente todopoderoso Centro Democrático. Que con 13 curules en el Senado y 16 en la Cámara, sigue siendo una fuerza a tener en cuenta dentro de la gestión de las iniciativas legislativas del Congreso, pero está muy lejos de ser aquella aplanadora que otrora fue en pasadas contiendas electorales.

Los resultados de la gestión del actual Gobierno, sumado al desgaste natural llevado por 20 años de una continua exposición a la opinión pública, y la carencia de propuestas de renovación y adaptación a la coyuntura actual de sus tradicionales líneas de lucha política, ha llevado a un desgaste que se ha hecho evidente en estas elecciones y en los índices de popularidad mostrados en las diversas encuestas realizadas en el país.

Los resultados mostrados en la jornada electoral de ayer, muestra una luz, aunque continúa siendo pequeña, que permite avizorar que nuevos e interesantes cambios se avecinan dentro de la gestión de las iniciativas legislativas en los próximos cuatro años, y muestra que las ideas de renovación y entrada de nuevas fuerzas al panorama político nacional, revitaliza y fortalece el juego democrático. Esperemos que los nuevos resultados lleguen con nuevas propuestas que brinden nuevas energías al a veces cansado juego político colombiano.

Análisis de Gabriel Clavijo Martín, politólogo especialista en Gestión Pública, Mg. Estudios Político e Internacionales y docente universitario.