La Policía de España detuvo a 29 personas acusadas de introducir a ese país a ciudadanos bolivianos de forma irregular a través del método “look alike”.

Este método consistía en ceder pasaportes españoles, en este caso a ciudadanos bolivianos con similares características físicas a los propietarios reales, a cambio de un monto de dinero que oscilaba entre $us 1.000 y hasta $us 10.000.

Según una publicación del sitio de información cope.es, los investigadores detectaron que las personas implicadas se encontraban en distintos puntos de territorio español, por lo que se llevó un operativo en 10 provincias.

Es así que se logró detener a 10 personas en Madrid, a siete en Granada, tres en Murcia, dos en Islas Baleares, dos en Vizcaya, uno en Cuenca, uno en Las Palmas, uno en Navarra, uno en Málaga y otro en Albacete.

Se conoce que la investigación comenzó después de que se descubrió un aumento considerable en el número de ingresos de ciudadanos bolivianos a España en vuelos procedentes de Bolivia, Argentina y hasta Brasil.

De acuerdo a las primeras investigaciones del caso, los pasaportes españoles eran enviados a Bolivia a través de un tercero y cuando el usurpador lograba ingresar a España, devolvía el documento al titular.

Sin embargo, cuando los infractores eran descubiertos, avisaban al titular del pasaporte para que denunciara ante las autoridades correspondientes una presunta sustracción o pérdida del documento, según una publicación de “Contra crónica”.