Diremar: Bolivia está preparada para las audiencias ante la CIJ en el caso Silala

El titular de la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), Emerson Calderón, aseguró este jueves que Bolivia está preparada para explicar los alegatos orales ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la pertenencia de las aguas del Silala, frente a la demanda que fue interpuesta por Chile en 2016.

 

En esa demanda, el Gobierno chileno argumenta que las aguas son parte de un río de curso sucesivo, mientras que Bolivia señala que son manantiales que fueron canalizados de forma artificial con dirección al país trasandino.



“El equipo nacional está preparado para enfrentar estas audiencias y tenemos un equipo que ha estado trabajando de forma permanente los últimos cinco años”, aseguró Calderón en una entrevista con la red televisiva privada ATB.

El miércoles, la CIJ informó que desde el viernes 1 al jueves 14 de abril se desarrollarán las audiencias por la demanda de Chile contra Bolivia por el uso de las aguas del Silala.

Esa misma jornada, el ministro de Relaciones Exteriores boliviano, Rogelio Mayta, informó que el Gobierno del presidente Luis Arce enfrenta el litigio con “prudencia y mesura” y que el equipo base de expertos, bolivianos y extranjeros, es, “sin grandes cambios”, el mismo desde 2016.

El Canciller remarcó que Bolivia no ingresará al terreno de “apreciaciones valorativas, de ninguna naturaleza, en relación al caso específico”.

El equipo nacional e internacional está dirigido por el Embajador Roberto Calzadilla Sarmiento, quien ha sido acreditado como Agente para el caso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Se trata de un diplomático de carrera, miembro de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya. Ya fue embajador de Bolivia en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República de Irlanda y también ante el Reino de los Países Bajos y República de Portugal.

El equipo internacional está compuesto, entre otros, por abogados internacionalistas de nacionalidad francesa y estadounidense y científicos contratados por Bolivia como expertos independientes de conformidad a lo dispuesto en los procedimientos ante la Corte Internacional de Justicia.