El presidente de BlackRock dijo que Rusia quedó aislada de los mercados de capitales del mundo

El empresario envió una carta dirigida a los accionistas de la compañía en la que manifestó su respaldo al pueblo ucraniano. Informó que se ha comprometido a contribuir rápidamente con las sanciones para suspender la compra de valores rusos

Larry Fink, presidente de BlackRockLarry Fink, presidente de BlackRock

El presidente de la prestigiosa casa de gestión de inversiones norteamericana, Larry Fink, aseguró que Rusia ha quedado aislada de los mercados de capitales mundiales, tras las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados por la invasión a Ucrania

Fink destacó también el rol asumido por las empresas internacionales que decidieron irse de Rusia, como medida de rechazo a la decisión de Vladimir Putin.



Rusia ha quedado esencialmente aislada de los mercados de capitales mundiales, lo que demuestra el compromiso de las principales empresas de operar de manera coherente con los valores fundamentales. Esto es una muestra de lo que podemos lograr cuando las empresas, apoyadas por sus grupos de interés, se unen frente a la violencia y la agresión”, expresó el presidente de Blackrock en una carta dirigida a los accionistas de la empresa.

El texto señala que la invasión ha catalizado a naciones y gobiernos a unirse para romper los lazos financieros y comerciales con Rusia.

“Unidos en su firme compromiso de apoyar al pueblo ucraniano. Los gobiernos de todo el mundo impusieron sanciones casi por unanimidad, incluida la medida sin precedentes de prohibir al Banco Central ruso desplegar sus reservas de divisas”, explicó Fink.

De acuerdo con la misiva, BlackRock se ha comprometido a contribuir rápidamente con las sanciones para suspender la compra de valores rusos en sus carteras activas o indexadas.

“En las últimas semanas, he hablado con innumerables partes interesadas, incluidos nuestros clientes y empleados, que buscan comprender qué se podría hacer para evitar que el capital se despliegue en Rusia”, asegura.

El presidente de la firma considera que la invasión rusa de Ucrania ha puesto fin a la globalización que el mundo ha vivido durante las últimas tres décadas. Estima que las ramificaciones del conflicto no se limitan a Europa del Este. Sino que se superponen a las de la pandemia “que ya ha tenido efectos profundos en las tendencias políticas, económicas y sociales”.

“Ya habíamos visto conectividad entre naciones, empresas y hasta personas tensas. Por dos años de pandemia muchas comunidades y personas han quedado sintiéndose aisladas y mirando hacia adentro. Creo que esto ha exacerbado la polarización y el comportamiento extremista que estamos viendo en la sociedad actual”, añade.

Cree que el impacto del conflicto repercutirá en las próximas décadas “en formas que aún no podemos predecir”.

“El brutal ataque de Rusia contra Ucrania ha trastocado el orden mundial que había estado vigente desde el final de la Guerra Fría, hace más de 30 años. El ataque a una nación soberana es algo que no hemos visto en Europa en casi 80 años, y la mayoría de nosotros nunca imaginamos que en nuestras vidas veríamos una guerra como esta librada por una superpotencia nuclear”, añade.

El empresario también manifestó su respaldo al pueblo ucraniano.

“Hablo en nombre de todos en BlackRock cuando digo que presenciar la invasión rusa de Ucrania ha sido verdaderamente desgarrador. Apoyamos al pueblo ucraniano, que ha demostrado un verdadero heroísmo frente a la agresión despiadada”, añade.

La compañía también implementó un conjunto de acciones para para contribuir con el aislamiento de Rusia.

“En las últimas semanas, BlackRock movilizó una respuesta filantrópica para ayudar a los necesitados y apoyar a nuestros colegas en Europa, los más cercanos a la guerra. Si bien no tenemos oficinas u operaciones en Rusia o Ucrania, sé que esto ha creado una gran cantidad de estrés e incertidumbre para todos nuestros empleados, en particular para los de Europa, y hemos trabajado para brindarles los recursos que necesitan, explicó.

Fink explicó que a principios de la década de 1990, “cuando el mundo salía de la Guerra Fría, Rusia fue bienvenida en el sistema financiero global y se le dio acceso a los mercados de capitales globales. Con el tiempo, Rusia se interconectó con el mundo y se vinculó profundamente con Europa occidental. El mundo se benefició de un dividendo de paz global y la expansión de la globalización. Estas fueron tendencias poderosas que aceleraron el comercio internacional, expandieron los mercados globales de capital, aumentaron el crecimiento económico y ayudaron a reducir drásticamente la pobreza en las naciones de todo el mundo”.

Lamentó que cuando estimaban que el mundo se uniría más comenzó el conflicto generando un retroceso en lo alcanzado durante más de 30 años. “Sigo creyendo a largo plazo en los beneficios de la globalización y el poder de los mercados de capitales globales. El acceso al capital global permite a las empresas financiar el crecimiento, a los países aumentar el desarrollo económico y a más personas experimentar el bienestar financiero”.

 

 

Fuente: Infobae.com