El embajador de Bolivia en Países Bajos, Roberto Calzadilla, adelantó este jueves que autoridades nacionales y regionales de “alto peso” viajarán a la etapa de la presentación de los alegatos orales sobre la demanda de Chile contra el Estado Plurinacional por las aguas del Silala en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

“La nómina de la representación de Bolivia todavía no ha sido puesta a conocimiento de la Corte, es algo que en este momento estamos trabajando; (pero) más allá del equipo técnico, jurídico y científico, la delegación de Bolivia va a estar también constituida por una participación de representantes políticos, autoridades nacionales y regionales”, dijo Calzadilla en una entrevista con La Razón Radio.

De manera que, según el Embajador, aunque todavía no se tiene la nómina de la delegación boliviana, “habrá una participación importante de las autoridades del Gobierno” en la CIJ.

Pero cuando fue consultado si eso significa que, incluso, el presidente Luis Arce o el gobernador de Potosí, Jhonny Mamani, podrían viajar a La Haya, respondió que eso no puede adelantar, “pero con certeza que vamos a tener una representación de alto peso, de alta representatividad”.

No obstante, según el propio Embajador, la CIJ ha limitado la presencia física de los representantes de Bolivia y Chile en la sala, donde se presentarán los alegatos orales, a solo cuatro delegados por cada una de las partes en conflicto, debido a la vigencia de un trabajo de “formato híbrido” en el marco de las restricciones sanitarias aplicadas por la pandemia.

Por lo que “el equipo nacional va a tener (que cumplir un trabajo) semipresencial. Vale decir que, por ejemplo, si en la primera fase van a presentar los alegatos algunos de los representantes jurídicos que tiene Bolivia, puede ser que en la segunda fase tengamos a otros abogados presentando otros alegatos; entonces, es un sistema donde los cuatro sitiales, con los que contamos en este momento, van a tener un carácter rotativo”, explicó.

Chile demandó a Bolivia en 2016 por considerar que las aguas del Silala son parte de un río de curso internacional y que por ello tiene derechos sobre ese recurso hídrico. Mientras, Bolivia siempre defendió que se trata de su manantial desviado artificialmente por el vecino país e incluso, años después de la demanda chilena, también planteó una contrademanda ante el mismo tribunal internacional.

La CIJ definió que la fase de alegatos orales en la demanda chilena contra Bolivia empiece el 1 de abril y concluya el día 14 del mismo mes. Ésta será la última etapa de alegatos antes de la sentencia del tribunal internacional.