En el MAS pasan de la pelea verbal a anuncios de procesos

Mientras Cuéllar enfrenta al ala dura del partido azul, el senador Loza habla de “corregir” al Ministro de Gobierno y las interculturales expulsaron a Angélica Ponce.

Fuente: Página Siete

Yolanda Mamani Cayo



Del enfrentamiento verbal y cruce de acusaciones en el Movimiento Al Socialismo (MAS), entre los de la línea de Evo Morales y el ala renovadora, pasaron a los anuncios de procesos penales que ahondan más el quiebre en el oficialismo.

Después del anuncio de la directiva nacional del MAS de expulsar al diputado cruceño Rolando Cuéllar, además de quitarle su curul, el legislador rechazó la decisión y aseguró que “no va a renunciar” y anticipó procesos penales contra su colega Héctor Arce y el vicepresidente del partido azul, Gerardo García.

“Vamos a presentar una demanda penal contra Héctor Arce por decirnos ‘sarna’. Tiene que decir cuál es el objetivo de esa palabra sarna (…) vamos a procesarlo penalmente, por racismo, por discriminación, por atentar el artículo 21 de la Constitución”, aseveró Cuéllar y agregó que también va a presentar una denuncia en la Comisión de Ética del Legislativo.

En respuesta, el diputado Arce admitió que lo calificó de “sarna” y reafirmó que responderá a la demanda penal de Cuéllar. El diputado cochabambino insistió en que Cuéllar hizo una “arremetida brutal” contra el expresidente Morales.

“Evidentemente, en una conferencia de prensa en La Paz, viendo esa agresividad del colega Rolando Cuéllar quien se dirige de manera agresiva, violenta y brutal contra nuestra dirigencia nacional, a la que le debemos un profundo respeto, admiración y reconocimiento, usamos ese término de sarna”, dijo Arce. El término es usado en el altiplano para referirse a personas jóvenes y sin experiencia.

La otra demanda anunciada por Cuéllar es contra García por la presunta comisión del delito de haber atentado contra su libertad de expresión y pensamiento. Ampliará la denuncia  ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) contra todo el directorio actual del MAS.

“Vamos a formalizar una demanda penal porque se atentó mi libertad de expresión y de pensamiento. Vamos a apelar a las Naciones Unidas contra esta dirección nacional que es un directorio caudillo, una directiva de un dictador que no respeta los derechos”, insistió.

Con todo, Cuéllar ratificó que no va a renunciar a su curul parlamentario y que la “vieja rosca”, en alusión a la actual dirigencia nacional del MAS, liderada por Morales, va a tener que aguantarlo hasta 2025.

En ese contexto reveló que interpondrá la nulidad de la resolución del tribunal del comité de ética del MAS ante el Tribunal Supremo Electoral porque su mandato, junto a la dirigencia, feneció hace cinco años.  El diputado señaló que varios sectores sociales lo respaldan.

Otros flancos

En tanto, una facción de la Confederación Sindical de Mujeres Interculturales de Bolivia, en Cochabamba, informó que expulsó a la ejecutiva Angélica Ponce por criticar a Evo Morales e incitar a la división. La aludida aseguró que la decisión fue bajo presión del líder del MAS.

“Por crear organizaciones paralelas y causar el divisionismo (…) y hacer infundadas en contra de nuestro líder indiscutible del instrumento político MAS-IPSP (Evo Morales) se determina la sanción de expulsión y desconocimiento de la señora Angélica Ponce Chambi”, reza parte de la resolución.

Otra grieta en el MAS surgió también por las declaraciones del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, que apuntó a dirigentes y diputados del MAS que se enriquecen con la comercialización de coca.

Ante ello, el senador Leonardo Loza anunció acciones para “corregir” la actitud del ministro y  que se prepara una interpelación. “Hay una molestia generalizada y ojalá este tipo de autoridades puedan corregirse”, dijo Loza desde Cochabamba. Agregó que a pesar de que Del Castillo pidió disculpas a la bancada azul, “no es suficiente”.