Escribir una historia, cada día diferente y a gusto del cliente

Releyendo a Orwell

En la novela distópica 1984 de Orwell, el Ministerio de la Verdad está involucrado con los medios de comunicación, el entretenimiento, las bellas artes y los textos educativos. Sin embargo, su propósito principal es el de reescribir permanentemente la historia para cambiar los hechos y así adaptarse a la doctrina del Partido.



Por ejemplo, si el Gran Hermano hizo una predicción que resulta ser incorrecta, los empleados del Ministerio de la Verdad deben reescribir la predicción para que esta se adecue a los hechos. Se trata de mantener la ilusión de que la razón del Partido es absoluta y nuca se equivoca.

Los cuentos populistas y la manipulación y control ideológico

Los partidos totalitarios tienen como objetivo fundamental la conquista del poder, y triunfan y sobreviven apoyados en su aparato de propaganda y un masivo adoctrinamiento, y esto les garantiza su permanencia. Para esto, en cada país y frente a su respectiva realidad, inventan su propia historia y táctica de poder.
Ahora que ya no se trata de tomar el poder como anteriormente con las guerrillas, sino con elecciones el trabajo se hace menos peligroso. Lamentablemente, para los demócratas estas elecciones son muy bien amañadas por los populistas, por lo que actualmente la gente no elige, solo vota y peor aún les cambian o eliminan sus votos para así mantener su hegemonía.

Una buena noticia para los intelectuales populistas bolivianos, es que en este nuevo ambiente político se presenta una excelente opción de negocios, se trata de inventar chismes, cuentos e historias.

Este trabajo lo vienen haciendo desde siempre los intelectuales populistas y en el mundo entero; ellos no viven en países comunistas, no son tontos, ellos viven cómodamente en los países capitalistas y desde sus cómodas viviendas envían por WhatsApp al jefe y a los medios, los discursos, narrativas, proclamas de protestas, indignación y ofreciendo soluciones en un mundo populista utópico.

Con esto ganan sus pesos y por supuesto poco harán por cambiar esta situación de  gozar de los beneficios del cochino capitalismo, tan halagüeña para ellos y sentados en sus mansiones escribiendo fabulas en apoyo al populismo y así recibir sus dólares verdes.

Esto lo vemos todos los días en los medios de comunicación y también por Facebook. Los sábados los podemos escuchar por radio Panamericana.

Las fake news, una historia falsa sobre Jeannine

El gobierno de Añez fue un gobierno de transición, un gobierno precario que estaba sitiado por los grupos sociales masistas y especialmente por la burocracia gubernamental y el Parlamento mayoritario del MAS.
Jeannine pudo tomar el puesto de Presidente, aunque no gobernar, solo con el firme apoyo de los dos tercios del MAS y estos la apoyaron para ser Presidente transitoria, pues se dieron cuenta de que habían fracasado con la repostulación de Evo y decidieron empezar de nuevo con una nueva contienda electoral y con otros candidatos.
Para esto necesitaban a una Jeanine, solitaria y sin estructura política, convocando a elecciones.

Luego los escribas masistas escribieron una nueva historia y con ella el MAS posicionó la versión del Golpe de Estado, evitando mencionar la renuncia y fuga del cocalero.

Ahora los masistas desde el Gobierno quieren dar un nuevo bono a quienes apoyaron esta su versión del golpe de estado de Jeannine y aprueban 8 millones de bolivianos en premios. Son llamados: Créditos productivos a familiares y víctimas del Golpe de Estado.

Evo el fanático de la coca y su poder.

Lo que sigue no es un cuento, es la triste realidad del sistema judicial populista.

El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) emitió una sentencia por la cual concluye que Evo Morales no debió ser inhabilitado para candidato a Senador y ordena: “se le ha causado un daño a su proyecto de vida, (a Evo Morales) por lo que se debe calificar el daño e indemnizar las costas judiciales, los daños y perjuicios, el lucro cesante, su gasto judicial y su daño emergente.
Jallalla Evo, para eso son los Jueces, Fiscales y Tribunales, para eso se les paga y muy bien pagados.

Un fan de Evo me comentaba que lo que deberían darle al Gran Jefe como resarcimiento por sus daños, son unas veinte mil hectáreas en el Parque Noel Kempf Mercado, colindante con Brasil. Él ya las tiene en los otros Parques como el Carrasco y Amboró, pero las necesita cerca de la frontera.

En el Parque Noel se podría, además de trabajar en los catos y la buena, hacer otro Puerto Evo, frente a Pimenteira Brasil, y así se tendría un segundo puerto propio, además de aquel de Pando, en la tripla frontera y colindante con las localidades: Plácido de Castro, del Acre y de la peruana Santa María; esto facilitaría aún más el tráfico.

Fuente: ovidioroca.wordpress.com