Francia y Alemania se preparan para un posible corte del gas ruso

Rusia es uno de los principales productores de petróleo y gas del mundo. Aquí, el logotipo del gigante ruso del gas Gazprom en una de sus gasolineras en Moscú, el 16 de abril de 2021. AFP – KIRILL KUDRYAVTSEV


Los gobiernos de Alemania y Francia dicen estar «preparándose» un posible cese de las importaciones de gas ruso, reiterando su oposición a cualquier pago en rublos por las entregas. Un pago en su divisa local que el presidente ruso exige en respuesta a las sanciones occidentales impuestas por la invasión de Ucrania.

«Puede haber una situación mañana (…) en la que no haya más gas ruso, y «nos corresponde prepararnos para estos escenarios, y nos estamos preparando para ellos», dijo el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en una rueda de prensa con el ministro alemán de Economía, Robert Habeck. Al mismo tiempo, Berlín y París reiteraron su negativa a pagar en rublos las entregas de gas ruso, como pedía Vladimir Putin. Esto implicaría además la apertura de una cuenta en un banco ruso, que solo estaría alimentada en rublos.



«Está escrito en los contratos que los pagos se hacen en euros y a veces en dólares», dijo el canciller alemán Olaf Scholz en otra conferencia de prensa, también en Berlín el jueves. «Le he dejado claro al presidente ruso que seguirá siendo así» y «las empresas quieren poder pagar en euros y lo harán», añadió.

«Los contratos prevén una moneda en la que se ejecutan y, por tanto, los contratos deben ejecutarse en la moneda prevista», insistió Bruno Le Maire. «Los contratos son contratos», añadió.

Vladimir Putin anunció la semana pasada que Rusia dejaría de aceptar pagos en dólares o euros por los suministros de gas a la UE. El presidente ruso explicó que su decisión era una reacción a la congelación de los activos de Rusia por parte de Occidente para castigar a Moscú tras la invasión de Ucrania.

En una conversación telefónica con Olaf Scholz el miércoles, Putin aseguró al canciller que los pagos «seguirán siendo en euros», según un comunicado divulgado por el gobierno alemán. Los fondos serán «transferidos como de costumbre al Banco Gazprom, que no está sometido a sanciones», y serán convertidos en rublos, dijo entonces Berlín.

Pero este jueves, el presidente ruso repitió sus amenazas, asegurando que su país dejaría de suministrar gas a los países «no amigos» que se negaran a pagar en rublos a partir del viernes 1 de abril. Añadió que, en caso de rechazo, «los contratos actuales se detendrán».

Antes de la guerra, la Unión Europea importaba el 40% de su gas de Rusia. Alemania fue especialmente dependiente, con una proporción del 55%.

¿Qué gana Rusia con esta medida? 

Según la prensa económica y los expertos, dos cosas. Por una parte, el gobierno ruso quiere frenar el desplome del valor del rublo. Nada más anunciarse la medida por primera vez la semana pasada, la moneda rusa repuntó en su tasa de cambio frente al dólar. Por otro lado, al limitar el pago a los rublos, se disminuye la entrada de divisas en la economía rusa.

Rusia estaría estudiando también autorizar el pago en Bitcoin de sus exportaciones de gas y petróleo, según dejaba caer la semana pasada el diputado Paul Zavalny. Una posibilidad que solo estaría abierta para los países “amigos” de Rusia. Es decir, los que no han apoyado las sanciones occidentales por la guerra en Ucrania.

Con AFP.

Radio Francia Internacional